viernes, 20 de enero de 2017

Medidas contra el despilfarro sanitario


Empezamos el año con fuerza. La OCDE ha lanzado un interesante libro para evitar el despilfarro en los sistemas sanitarios con el título "Tackling Wasteful Spending on Health" (aquí lo tenéis en formato pdf). Hay dos aspectos que nos han llamado la atención: se centra en medidas muy claras (muchas muy conocidas) y además las acompaña de ejemplos de otros países. Además, se trata de un libro muy didáctico, con abundante bibliografía y casos de éxito.

El primer gran bloque de medidas se centra en los cuidados y la asistencia sanitaria. Los tres elementos que destacan (hay un capítulo para cada uno) como objetivo prioritario para combatir el despilfarro y la ineficiencia son:
- Eventos adversos que se pueden prevenir. Un ejemplo que usan es el caso español de checklist para prevención de infecciones asociadas a catéter.
- Prácticas clínicas que no aportan valor. Los ejemplos se centran en campañas del tipo Choosing Wisely o Do Not Do de difusión de recomendaciones de no hacer.
- Prescripción inadecuada de antibióticos. Se incluyen algunas medidas como la educación dirigida a los profesionales y las campañas de publicidad y marketing dirigidas a los ciudadanos.


El segundo bloque habla de medicamentos, producto sanitario y procesos. Los problemas que desarrollan son las siguientes:
- Adherencia al tratamiento y uso adecuado de productos sanitarios. Entre las recomendaciones, citan el seguimiento telefónico para pacientes con nuevos tratamientos o la información periódica a los profesionales.
- Bajo uso de genéricos. Un clásico, sin duda. Entre las propuestas de mejora, aparece la sustitución obligatoria, incentivos a prescriptores o las campañas de información.
- Precios excesivos en medicamentos (principalmente innovaciones terapéuticas). La aparición de nuevos modelos de compra o los contratos centralizados pueden ayudar a controlarlo.
- Uso de hospitales de agudos cuando existen alternativas de menor coste. El desarrollo de la atención primaria o los nuevos modelos de atención urgente (fast track por ejemplo) son buenos ejemplos.


Llegamos al tercer bloque, centrado en las medidas relacionadas con la propia organización y su modo de gestión. Estos son los principales focos de despilfarro:
- Burocracia. Esto nos suena mucho, ¿verdad? Las recomendaciones son múltiples: uso de receta electrónica, auditorias de procedimientos, reducción de trámites que no aportan valor al paciente, etc. El capítulo que lo desarrolla es de obligada lectura
- Fraude y corrupción. Sanciones, uso de big data para controlar las infracciones, etc.
- Prácticas inapropiadas en la relación entre los profesionales, directivos e industria. La transparencia y la regulación son dos de los ejes fundamentales de las medidas para reducir este problema.


Uno de nuestros imprescindibles, Chris Ham, hace un interesante análisis del tema en el blog del King's Fund, comentando el libro así como los más recientes análisis sobre ineficiencia que han elaborado para el NHS. Por si queréis echarle un vistazo, este es el documento que editaron en 2015 para mejorar la eficiencia ("Better value in the NHS").

Si el libro se hubiera editado hace un par de semanas, sería un regalo perfecto para políticos, directivos sanitarios y cualquier interesado en gestión sanitaria. Aunque nunca es tarde si la intención es buena...

3 comentarios:

  1. Interesante entrada.
    De acuerdo con el contenido.
    Y también en lugar de incidir en el tema de genéricos. Con los precios de referencia y la falta de isoapariencia creo que por la seguridad del paciente usar mejor el mismo producto.
    Veo más rentable afrontar el financiamiento de los "me too" más caros y que aportan poco o nada, como omeprazol y esomeprazol, o protocolos como pantoprazol en lugar de omeprazol si tomas clopidogrel.

    ResponderEliminar
  2. Interesante entrada.
    De acuerdo con el contenido.
    Y también en lugar de incidir en el tema de genéricos. Con los precios de referencia y la falta de isoapariencia creo que por la seguridad del paciente usar mejor el mismo producto.
    Veo más rentable afrontar el financiamiento de los "me too" más caros y que aportan poco o nada, como omeprazol y esomeprazol, o protocolos como pantoprazol en lugar de omeprazol si tomas clopidogrel.

    ResponderEliminar
  3. En nuestro entorno, recomendable la iniciativa ESSENCIAL en Catalunya tipo Do Not Do accesible en http://essencialsalut.gencat.cat/ca/recomanacions/
    @rpinol

    ResponderEliminar