miércoles, 30 de diciembre de 2015

A bridge over you: mensajes con forma de canción


Hay algunas cosas que solo pueden pasar en Navidad... Una de las noticias más típicas de esta época en Reino Unido es conocer el single más vendido. En otros años, nombres como The Beatles, Spice Girls, Robbie Williams, Michael Jackson, Queen o incluso Rage Against the Machine han alcanzado ese honor. Pero en 2015 todo ha sido diferente.

El Lewisham and Greenwich NHS Trust es una organización sanitaria que incluye dos hospitales del este de Londres. El coro de esta organización, formado por un grupo de profesionales sanitarios, participó en un conocido concurso televisivo llamado "Sing while you work" y quedaron finalistas en la edición del año 2012. En 2013, decidieron grabar un single con una mezcla de dos canciones muy conocidas: Bridge Over Troubled Water (Simon and Garfunkel) y Fix You (Coldplay). El vídeo incluye imágenes del día a día de los profesionales del NHS y lo titularon "A bridge over you". Era su pequeño homenaje a la sanidad pública inglesa. 


Pero la cosa no se quedó ahí... En pleno contexto de recortes, reformas polémicas y un futuro algo difícil para el NHS, Harriet Nerva, una médico residente del Hinchingbrooke Hospital, tuvo una idea: ¿y si demostramos que el NHS es importante para todos consiguiendo que  "A bridge over you" sea el single más vendido en la Navidad de 2015? Dicho y hecho, así que durante octubre de este año empezó su particular campaña, buscando apoyos en redes sociales y entre sus propios compañeros. Tal y como comentaba en su Facebook: "We are closer than ever to that cliff edge, but we WILL NOT let the NHS fall". Uno de los hashtags que acompañaba la difusión era muy directo: #LoveYourNHS.

Crearon una web, lanzaron una campaña en redes sociales y empezaron a buscar apoyos por todo el país. Pero, ¿podía un coro de un grupo de hospitales ganar el premio al single más vendido? ¿Aunque se trate de una canción de esperanza y de lucha por un futuro mejor? Lógicamente no iban los primeros pero si estaban en las posiciones de cabeza, cuando de repente, pocos días antes de Navidad, Justin Bieber (líder de ventas en aquel momento) lanzó un tuit mágico:


Al final, la canción del NHS Choir alcanzó las 127.000 copias vendidas frente a las 97.000 del tema de Justin Bieber, y ha conseguido ser el single más vendido en Navidad. Una forma de demostrar que los sueños y los proyectos más locos a veces acaban bien. El dinero que han recaudado será donado a entidades benéficas, pero lo más importante es que han conseguido demostrar a los políticos, que los ciudadanos y los profesionales están orgullosos de su servicio de salud.

 

lunes, 28 de diciembre de 2015

El mejor hospital de España



Así no podemos seguir. Este año 2015 ya tenemos dos titulares del mismo tipo: "El mejor hospital de España es...". Cuando un medio o un informe declara que alguien es el mejor, lo debe decir con mucha seguridad, con datos que lo respalden, y desgraciadamente ninguno de los dos titulares lo cumple.


El primero apareció en noviembre, y el origen es el conocido Monitor de Reputación Sanitaria. Una encuesta a profesionales y expertos que preguntaba por la reputación de los centros, y que incluía algunos indicadores de estructura y funcionamiento, aunque su peso final era del 20%. ¿Y qué hicieron muchos medios? Pues directamente cambiaron la popularidad por la calidad, y transformaron una encuesta de reputación en una encuesta de "el mejor hospital". Afortunadamente, Merco publica un informe de metodología con los modelos de encuestas e indicadores utilizados, y se puede comprobar fácilmente que las preguntas se dirigen a conocer la reputación y popularidad pero no la calidad.


El segundo titular es de hace pocos días. Se trata de la publicación del "Índice de Excelencia Hospitalaria", elaborado por el Instituto Coordenadas, y que hemos buscado infructuosamente en la web del citado Instituto. Es decir, que no hemos localizado el informe o la encuesta o lo que sea. Según los medios, el informe se elabora en base a una encuesta a 2000 profesionales que "mide la excelencia en base a los resultados y percepciones de los profesionales que trabajan en los centros o en su entorno". ¿Y qué tenemos? Pues un informe similar al del primer titular, basado en la popularidad.

Pero las noticias sobre este índice, además, indican que para la evaluación de los hospitales "se tienen en cuenta criterios de excelencia como la suma de calidad asistencial, servicio hospitalario, bienestar y satisfacción del paciente, capacidad innovadora, atención personalizada y eficiencia de recursos; apostando por la sostenibilidad de un sistema de salud público, gratuito y de calidad". Y sinceramente, aquí nos perdemos: ¿cómo se valora la calidad asistencial? ¿qué indicador se utiliza para el bienestar y la satisfacción del paciente? ¿qué es eso de la capacidad innovadora? ¿alguna idea de la medición de la atención personalizada?

Es muy llamativo que los periodistas, que buscan tanto las entretelas de cualquier posible noticia, den cabida a estos informes sin cuestionarse nada y sin contrastar los resultados. Pero lo más llamativo es fabricar ese tipo de titulares que además tienen unas implicaciones muy serias, y su publicación debería requerir que el informe en cuestión realmente hablara de calidad. De hecho, algunos medios en el primer ejemplo publicaron titulares que hablaban de "reputación", pero otros fueron a lo fácil y, en definitiva, a lo que vende: "el mejor".

Como ejemplo del tipo de metodología utilizada, uno de los dos informes incluía una complejo proceso de selección de expertos basado en la técnica LPERSLUVDA ("los primeros en responder se llevan un vale de amazon") junto con un mailing masivo.


La culpa, en definitiva, es de la falta de transparencia y de la ausencia de datos e indicadores de funcionamiento, calidad, seguridad, eficiencia, etc. de los centros sanitarios públicos y privados. Algunos servicios de salud han hecho notables esfuerzos, como Cataluña o Madrid, que cuentan con portales de indicadores y datos. ¿Lo próximo? Un conjunto mínimo de indicadores por centro, de publicación obligatoria (seguro que el Ministerio lo tiene en mente) para centros públicos y privados. Y así, ya podríamos dejar de lado los informes basados en la popularidad.

Nota final: en ningún caso dudamos de la calidad técnica de los hospitales que ocupan las primeras posiciones de ambos informes. Esta entrada pretende poner de manifiesto el problema que puede provocar la difusión de los resultados utilizando titulares erróneos.

domingo, 27 de diciembre de 2015

Domingo de escapismo


Como suele ser habitual, en una época tan festiva como la navideña, intentamos ser breves y concisos en nuestros resúmenes dominicales. Entre que hay poco tiempo y que no apetece leer cosas sesudas, lo mejor es ir al turrón y dejar a un lado las disquisiciones filosóficas. Así que, sin más, empezamos con nuestra selección semanal.

La ración de agua con azúcar de la semana la trae José Vicente en su blog Cateter Doble Jota. Resulta que la homeopatía ha dado un salto con doble tirabuzón y si alguien busca un producto para los cálculos renales, se encontrará con dos diferentes: uno para las piedras del lado izquierdo, y otro para las del derecho. Lo que faltaba...

En la web de El Mundo hicieron un hueco a todos los profesionales sanitarios que pasan la nochebuena o la navidad trabajando. Y así, bajo la etiqueta #felizsanidad, han recopilado un buen puñado de fotos de guardia. Una gran iniciativa.

Diversos medios se hicieron eco de un estudio sobre la relación del consumo de alcohol con las atenciones urgentes en un hospital. Los titulares decían que el 70% de las urgencias tenían su origen en el alcohol. ¿Suena un poco exagerado o es real? En este caso, tal y como cuentan en el blog Velvet Glove, Iron Fest, resulta que los periodistas interpretaron de forma errónea los resultados del estudio.

Los medicamentos biosimilares muestran las dos caras de una misma moneda: la salvación económica para los proveedores sanitarios y el principio del fin para algunos laboratorios. Hay muchos mitos sobre este tipo de medicamentos, por lo que cuando encontramos alguna entrada que explica de forma adecuada todo lo que rodea a los biosimilares, lo mejor es difundirla. En este caso, la han publicado en el blog Hemos Leído.

Un grupo de profesionales (buenos amigos de este blog) han lanzado una app dirigida a la actuación en caso de urgencia por sobredosis. Su nombre es 2RescApp y podéis encontrar toda la información en su web. Gracias por demostrar (de nuevo) que las ideas y los sueños pueden transformarse en realidad.

La revista BMC Medicine publica un interesante editorial ("What makes an academic paper useful for health policy?") sobre la utilidad de los artículos científicos en el ámbito de la política sanitaria. Una buena descripción del tipo de artículos que pueden ayudar a transformar la evidencia en acción.

Acabamos con un poco de autobombo, aprovechando que estamos en el último resumen del año. Se trata de las 4 entradas con más visitas de Saludconcosas durante 2015. Quizás no sean las mejores, pero al menos han sido las que más difusión han tenido y por ello se merecen su ratito de gloria. Aquí las tenéis:
- La más leída del año y también la más comentada es "Los 7 pecados capitales de la gestión sanitaria". 
- Nuestra pequeña aportación al mundo de la salud comunitaria ha sido la segunda entrada más leída: "Ganchillo basado en la evidencia: prescripción social".
- La tercera entrada más leída habla de redes sociales y pacientes ("Facebook y las asociaciones de pacientes"), a propósito de un artículo publicado en Gaceta Sanitaria.
- Los cambios en el funcionamiento de los centros sanitarios en el ámbito del NHS, centrados en ampliar el horario de algunos servicios al fin de semana, motivó nuestra entrada "Abierto 24 horas: la ¿revolución? del NHS". Ha sido la cuarta entrada más leída.

Para acabar, un poco de música para amenizar el último domingo del año. Ya huele a 2016... Felices fiestas a tod@s y gracias por estar siempre ahí.



Nota: la imagen es de Grant Hutchinson, vía Flickr. Algunos derechos reservados.

miércoles, 23 de diciembre de 2015

23 de diciembre de 2030


¿Qué pasará en 2030? ¿Cómo serán los servicios sanitarios? La gente de Nesta (sí todavía no conoces sus proyectos, merece la pena que te pases por su web) ha hecho un ejercicio de salud-ficción y propone 3 historias con su visión del NHS en 2030. El informe completo está accesible en este enlace.

La historia de Bhakti es la que aparece en el dibujo. Una mujer de 50 años, con diabetes, y con una hija adolescente con problemas de discapacidad física que le ocupa casi todo el día. Dado que el seguimiento de su diabetes a veces se complica (la presión del día a día o los problemas de adherencia), Bhakti lleva un monitor de glucosa en la muñeca que toma muestras de forma periódica y las remite a su centro de salud. El sistema de análisis de datos ajusta y propone cambios a Bhakti (y se los notifica vía móvil), y si se detectan variaciones importantes, automáticamente se le propone una cita con su enfermera.

Otra historia es la de Allie, una niña de cinco años. Su padre (que se dedica a las tareas de su hogar y a cuidar a su hija) participa en un grupo local de apoyo y aprendizaje para padres. Gracias a las actividades del grupo, detecta que su hija tiene asma. Para reducir la contaminación del aire, realizan un análisis de los datos de los sensores de de contaminación que instala el NHS y además promueven una campaña de reducción del tráfico rodado. 

La última historia es la de Colin. Tiene 70 años, hace muy poco que falleció su mujer y su salud empieza a deteriorarse poco a poco. Dado que empieza a tener problemas cognitivos, Colin colabora con un centro de proteómica por lo que cada noche se toma una muestra de sangre cuyos resultados se remiten desde un equipo junto a su cama, y así cada mañana puede conocer el nivel de una determinada proteína que puede estar detrás de su deterioro cognitivo. Además, Colin visita periódicamente a su farmacéutico local para hacer otras pruebas. Con los datos diarios y las pruebas adicionales, Colin consigue participar en un estudio de investigación sobre alzheimer.



Sin duda, el poder de los datos, la monitorización mediante wearables y la capacidad de análisis de grandes volúmenes de datos, son algunos de los protagonistas de la sanidad en el 2030. Además, la coordinación plena entre servicios sociales y sanitarios será uno de los ejes de un nuevo modelo de sistema, más orientado a la salud y a la persona. 

martes, 22 de diciembre de 2015

¿Cual es el nivel de tu hospital?


Es difícil encontrar una clasificación clara de los hospitales, y eso que en muchos estudios y bases de datos es habitual comparar centros sanitarios en base a su complejidad. Así, en España aún prevalece la clásica clasificación del Insalud (en 5 grupos) y a nivel mundial la clasificación en tres niveles (primario, secundario y terciario). De hecho, es habitual que en los artículos o en conversaciones de pasillo se hable de hospital nivel 5 o de hospital terciario. Pero, ¿son fiables esas clasificaciones?


Tras diversas búsquedas, a nivel mundial, y en publicaciones amparadas por la propia OMS, encontramos la tradicional división en hospital primario, secundario y terciario. En el libro del año 2003 "Making Choices in Health: WHO Guide to Cost-effectiveness Analysis" se incluyen estas definiciones:



En otro libro muy conocido ("Disease Control Priorities in Developing Countries"), la clasificación es similar:


La primera referencia a la clasificación de hospitales en niveles de complejidad aparece en la obra "Public hospitals in developing countries : resource use, cost, financing" de Barnum y Kutzin (1993). Curiosamente, los hospitales de nivel 1 son los conocidos como terciarios. Se puede consultar el libro en este enlace. Esta es su clasificación (idéntica a las anteriores, aunque en este caso no incluye referencia bibliográfica por lo que la suponemos original):



En España las cosas están así:
- Clasificación oficial de hospitales por niveles del año 1980 (ver resolución en el BOE). 
- El vigente Catálogo Nacional de Hospitales del Ministerio no incluye ninguna clasificación por niveles según complejidad.
- El sistema de clasificación en 5 grupos del Insalud (desde pequeño hospital comarcal a hospital de alta tecnología) aún sigue vigente en algunos servicios de salud. En este manual de explotación del SIAE aparece en la página 46. 
- Clasificación hospitales cluster para norma GRD 2008: consta de 5 grupos. Parece la más actualizada y además es la que respalda la norma estatal de codificación.
- Iasist, la consultora impulsora de los galardones TOP20, tiene una clasificación propia que divide los hospitales en: Grandes hospitales de referencia, hospitales con especialidades de referencia, grandes hospitales generales, hospitales generales medianos y hospitales generales pequeños. 
- En Madrid los indicadores hospitalarios agrupan por complejidad en tres grupos (tal y como aparece en el Observatorio de Resultados), pero no hemos localizado la norma o instrucción técnica para realizar la agrupación.

¿Quien asigna un nivel a cada centro hospitalario? Quizás si el Catálogo Nacional de Hospitales incluyera esa clasificación, sería más sencillo conocer el nivel de cada centro y así mejorar la comparación entre centros. Aunque teniendo en cuenta que la clasificación cluster se basa en número de camas, en complejidad (case mix) y en ocasiones en el número de médicos residentes, no parece una clasificación con mucho rigor.

¿Habría que darle una vuelta más al tema? ¿O cada hospital es un mundo y cualquier clasificación es inútil?

domingo, 20 de diciembre de 2015

El resumen de la incertidumbre


Hoy es día de votar y de esperar los resultados electorales, bien sea en la televisión, en twitter o a través de la radio (que recuerdos). Por eso, volvemos a la versión breve del resumen dominical. O eso queremos, que al final nos acabamos liando y sale mucho más de lo que pensamos inicialmente.

Esta es nuestra selección para hoy, gracias a todos por estar ahí. Empezamos:

Jesús Martinez habla en esta entrada de su blog El médico de mi hijo de temas de la tosferina, de vacunas, de gestión sanitaria y de marketing vacunal. El título ya dice mucho: obsolescencia programada en vacunas.

En época electoral son habituales los debates entre candidatos. Hemos tenido varios y una de las notas comunes ha sido la ausencia de conversaciones sobre sanidad o salud. ¿Acaso a los políticos no les interesa la sanidad? La clave puede estar en que la sanidad no ayuda a decidir los votos, al menos en 2015. Lo hemos contado en nuestro otro blog La otra orilla.

La web de BBC News comenta un reciente artículo publicado en el British Journal of Anaesthesia sobre la relación entre mortalidad tras cirugía urgente y estructura del centro sanitario. ¿Son todos los hospitales iguales o hay diferencias?

El caso Traiber sigue avanzando. Hemos dedicado un par de entradas a hablar del tema en Saludconcosas (una en junio, sobre transparencia, y otra en julio, sobre incentivos por no hablar) y así conocer algunos aspectos técnicos y legales sobre la noticia. Lo último es que el juez ha publicado un auto en el que imputa a casi 50 médicos por cobro de comisiones ilegales, tal y como cuentan en esta noticia de El País. ¿Cómo acabará todo esto?

En el habitual enlace sobre apps, hoy os dejamos con la revisión que hacen en iMedicalApps de todas las aplicaciones del CDC. Desde la elección de antibióticos a vacunas, tenéis más de 20 apps validadas por uno de los centros más prestigiosos del mundo.

Hay situaciones que dan vergüenza ajena. En el blog Scientia presentan cinco artículos de venta en (algunas) farmacias, que no ayudan precisamente a mejorar la salud del ciudadano. Entre ellos, las patatas fritas o la leche infantil 0% tóxica (como si el resto lo fueran), aunque el resto no se queda atrás.

Hablar de atención primaria es hablar de longitudinalidad. Para saber algo más sobre este acompañamiento vital, os recomendamos la lectura sosegada de estas dos entradas de Sergio Minué: Las contradicciones de la longitudinalidad y ¿Qué valor tiene un médico longitudinal?.

En el blog del Grupo de Educación Sanitaria y Promoción de la Salud PAPPS comentan la nueva estrategia europea sobre actividad física de la OMS. Ofrece algunas pistas y recomendaciones de cara a mejorar los hábitos de la población.

Cada vez más, las jornadas sobre salud incorporar la voz del paciente. En el blog Catéter doble jota, podéis ver dos vídeos en los que el paciente es el protagonista (uno con Diego Villalón de la Fundación Más que Ideas, y otro con Pedro Soriano de la iniciativa #FFPaciente).

Jonathan Glass, en este artículo en el blog del BMJ, reflexiona sobre la necesidad de adaptar los procesos asistenciales. Para ello, intenta mirar alrededor, tanto en la industria de la aviación (un clásico), como en la Fórmula 1. ¿Tiene algo en común un cirujano y Lewis Hamilton?

Música para un domingo lleno de incertidumbre...

jueves, 17 de diciembre de 2015

Cuando el informe de alta es un mapa mental


La comunicación entre atención primaria y especializada es una de las claves para el éxito de la coordinación y la continuidad asistencial. La historia clínica compartida o el acceso por los profesionales de un nivel a la información del otro nivel (sí, queda fatal hablar de niveles, pero la fragmentación sigue siendo tan habitual...) han ayudado bastante, pero queda mucho por hacer. 

Las altas hospitalarias suelen ir acompañadas, al menos en algunos sistemas sanitarios, de una carta o informe de alta que el especialista remite el médico de familia del paciente. Diagnóstico, cuidados recibidos, medicación, tratamiento, etc... ¿Cabe alguna mejora en este proceso? Pues parece que sí, como nos cuentan en este artículo publicado en la revista BMJ Innovations ("Easy View Care Maps as an alternative to the traditional specialist to GP clinic letter").

El cambio propuesto es transformar la carta o el informe en un mapa mental, que denominan "Easy View Care Map" y que supone aplicar la sencillez y potencia de los mapas mentales a la comunicación entre profesionales. Además, se elimina el proceso de escritura o transcripción de un informe completo, y simplifica la lectura. 


Además del ahorro en tiempo y dinero, según los autores del artículo, los médicos de familia aceptaron ampliamente el cambio y un 90% manifestó que la información recibida era la necesaria. ¿Una frikada o un cambio necesario? Las nuevas formas de representación de la información son necesarias, y proyectos así puede que muestren el camino a seguir.

martes, 15 de diciembre de 2015

Cuenta atrás para un nuevo modelo de congresos



Volvemos a los clásicos: el futuro de los congresos (como no acordarse de #cambiacongreso) y la formación especializada. Hace pocos días, el cardiólogo José Juan Gómez publicaba en la web Cardio 2.0 una entrada sobre el impacto que va a tener el nuevo código ético de la industria sanitaria en los congresos sanitarios. Aunque lo mejor es que leáis la entrada original, vamos a hacer un breve resumen a continuación.

Eucomed es la asociación europea de empresas de tecnología sanitaria (las que venden prótesis, stents, marcapasos, etc). En su última reunión, se aprobó un nuevo código ético para el año 2018 que incluye lo siguiente:
  • No se podrán patrocinar congresos que tengan relación con el ocio.
  • No se permitirá el pago directo de los gastos de asistencia a congresos a los profesionales (ni viaje, ni inscripción, ni alojamiento, ni nada similar).
  • Dichos pagos de asistencia podrán sufragarse mediante una especie de becas: las empresas aportarán fondos a las organizaciones y entidades, y estas distribuirán las becas entre los profesionales.
¿Va a ser el fin de los congresos? Salvo que el modelo de las becas sea útil, la reducción de asistentes será importante. Además, dado que los congresos son una gran fuente de financiación para las sociedades científicas (lo de "gran fuente" se queda corto, ya que hay muchísimo dinero sobre la mesa), muchas sociedades verán como sus presupuestos se reducen. En resumen, que no es el final de los congresos, sino el final del vigente modelo de congresos, y esto huele a reinvención.

Empecemos por lo esencial: los congresos son muy muy caros. Cuotas de inscripción de más de 500 euros, viaje y alojamiento (3 noches de media), gastos del día a día, etc. Pero realmente, ¿cuantos congresistas se pagan sus gastos? ¿O realmente las cuotas de inscripción son la otra forma de patrocinio para las empresas? Un logo a cambio de dinero en efectivo y de llevar a 50 congresistas con todo pagado. La otra cara de la moneda son los congresos que buscan minimizar sus costes para que la cuota sea mínima: sin lujos, sin cenas oficiales, sin grandes y caros espectáculos inaugurales, y con el mismo nivel en cuanto al conocimiento. 

Una opción que se comentó en un debate en twitter a partir de la entrada de cardio 2.0 fue la promover la difusión de los congresos en vídeo (streaming en directo y videoteca de todo el congreso). Sin embargo, el audiovisual no parece el medio favorito de los profesionales: muchos vídeos, poca organización, difícil encontrar videos de calidad, y pocas visitas. Algunos congresos ya retransmiten sus congresos por streaming de forma gratuita (otros cobran por la asistencia "online") y después cuelgan los vídeos en su youtube, ¿y como les funciona? Veamos algunos ejemplos:

- El evento-resumen del congreso SEC 2015 celebrado en Bilbao está colgado en el canal de Youtube de la SEC. Se trata de un vídeo de 2 horas y 3 minutos, que incluye diversas ponencias de una jornada que recopila lo mejor del citado congreso y que se celebró en noviembre en Madrid. Dicho vídeo cuenta con 1823 visualizaciones, aunque la duración media de cada visualización es de 20 minutos (es decir, mucha gente no ve el vídeo completo).

- Un buen ejemplo de congreso que se cuelga íntegro en Youtube es el de la SEFH (Sociedad Española de Farmacia Hospitalaria). Aquí tenéis la lista de reproducción con todos los vídeos, desde la inauguración a todas las mesas redondas y ponencias. Salvo un cortometraje titulado Superhéroes (con más de 15.000 visitas), el resto de vídeos no llega a las 100 visualizaciones, y la mayoría de las ponencias o conferencias no supera las 10 visitas.

- En el caso de otra gran sociedad, como es la Semfyc, hay algunos vídeos en Youtube. Por ejemplo, esta conferencia de Rafael Bengoa del congreso de 2012 tiene 263 visualizaciones. 

- Algunos congresos difunden los vídeos en un formato poco adecuado para su posterior uso, como en el último congreso de crónicos. Se trata de archivos mp4 enlazados directamente en la web, pero no están subidos a Youtube.

- La Asociación Nacional de Informadores de la Salud (ANIS) ofrece en su canal de youtube los vídeos del último congreso. Los vídeos no superan las 100 visualizaciones, y el tiempo medio por vídeo no supera el 20% del tiempo total. 

¿Funciona el modelo de congreso en vídeo? Por ahora no mucho: pocos congresos cuelgan sus vídeos en youtube, las visualizaciones son escasas y el tiempo medio de visualización indica que pocas personas ven los vídeos completos. No es lo mismo ver una mesa redonda en un congreso que ver un vídeo en casa. Además, cabe preguntarse otra cosa: ¿el objetivo principal de los congresos para los asistentes es el aprendizaje?

Por otra parte, el modelo formativo a distancia ha mejorado notablemente, y hemos logrado pasar de una plataforma Moodle inundada de archivos pdf a otros entornos mucho más atractivos y didácticos para el alumno. Vídeos, foros o webinars en directo son algunos ejemplos de todo lo que se puede hacer. De hecho, algunos vídeos de tipo más formativo, como este curso de electrofisiología de la Reunión Anual de Arritmias, cuentan con muchas más visitas que los vídeos de los congresos (5053 visualizaciones).

Antes que cambiar el modelo de congresos o adaptar este tipo de encuentros a la nueva normativa, quizás sea conveniente dibujar un marco adecuado de formación y aprendizaje para los profesionales sanitarios. ¿Qué queremos? ¿Como incluimos los puntos de encuentro de profesionales en el modelo? ¿Hay que seguir dejando en manos de la industria, sociedades y profesionales la formación especializada? ¿Hay otras formas de hacerlo? ¿Los nuevos congresos serán online? ¿Sufriremos el efecto MOOC, basado en que todos se apuntan a ver los vídeos, y pocos los ven de forma completa? Un buen punto de partida sería comprobar los diferentes modelos existentes en España, y mirar también a otros países.

Algo que ya hemos apuntado es la necesidad de contar con un sistema más objetivo de asistencia, que evite la relación directa entre la industria y el profesional, y permita que sea la organización la que proponga a los asistentes, pueda solucionar parte de los problemas. Además, sería también interesante que los congresos publicaran sus cuentas: quien paga, tipos de gastos, etc. Seguro que eliminando lujos, caprichos y cenas oficiales, se puede reducir la cuota de inscripción. Pero, ¿a quien le interesa reducir esa cuota? Sin duda a los asistentes que se lo pagan de su bolsillo, pero a los asistentes subvencionados y a las propias sociedades organizadoras parece que no les interesa mucho.

Y otro día hablaremos de la posibilidad de que haya congresos sin patrocinio directo, mediante un fondo común de ayudas de la industria gestionado por cada servicio de salud o el propio Ministerio que otorga "subvenciones" a las sociedades científicas. El problema es que este modelo no gusta ni convence a nadie, y así van las cosas hoy por hoy: aunque hay que reconocer que hay congresos muy serios, en los que el conocimiento y el aprendizaje juegan un papel esencial. Quizás haya que aprender de estos ejemplos.

Nota: gracias a José Juan Gómez por escribir la entrada original, y por mover el debate en Twitter. 

domingo, 13 de diciembre de 2015

El resumen de la obsesión bloguera


¿Obsesión? Pues sí... Y no por la Navidad, ni nada parecido. Ni siquiera obsesión por las redes, ni los blogs o twitter, que hay mucha vida alrededor de las redes (más que dentro). Obsesión por seguir adelante, por saltar de un año a otro manteniendo lo bueno, por buscar el equilibrio momentáneo para coger impulso y desequilibrarnos de nuevo. Y que cada uno busque el significado que prefiera.

Nuestro resumen habla de todo un poco, desde el colesterol a los cuidados fragmentados, incluyendo las bicicletas y las buenas ideas. Empezamos:

Una de las novedades de la semana es la publicación del primer vídeo de la iniciativa Desenfermando. ¿El tema? La obsesión por el colesterol por culpa de los anuncios de televisión. Ahora a difundirlo (más información en su facebook y su blog). Aquí lo tenéis:



Carlos Nuñez habla en su blog El EnfermeraCtivista sobre la necesidad de apoyar a los profesionales de cara a mejorar resultados, promover actividades de calidad e innovación, etc. Como dice Carlos: si quieres huevos, preocúpate de las gallinas.

La importancia de los recursos materiales es crucial para ofrecer cuidados centrados en el paciente, en un entorno de calidad y seguridad. Andoni Carrión reflexiona sobre un tema crucial: comprar barato es arriesgado. No os perdáis su entrada en La Comisión Gestora.

En el campo de la promoción del ejercicio físico usando los smartphones, son muy habituales las apps para medir las distancias recorridas por una persona. Algunas miden la distancia usando la geolocalización y otras contando pasos. ¿Son fiables estas últimas? En este artículo publicado en BMC Research Notes podéis encontrar una interesante comparativa.

En 2002, Ronald Burt publicó un pequeño texto titulado "Social origins of good ideas" que mostraba como las conexiones sociales ayudaban en la generación de buenas ideas. Algo parecido pero trasladado al mundo 2.0 es lo que cuenta este artículo de la web del MIT Sloan sobre la capacidad de generar buenas ideas de los usuarios de Twitter. ¿Será cierto?

La Central de Resultats es un conocido proyecto de difusión de indicadores, datos y resultados de los centros sanitarios del sistema sanitario catalán. En este informe que han elaborado se muestra el modo de utilización de los informes de la Central en los centros sanitarios y su utilidad.

Mañana lunes los amigos de PiCuida han organizado un webinar sobre educación terapéutica en diabetes. Tienes toda la información en este enlace.

La transparencia permite conocer datos de los diversos centros sanitarios, y así saber los hospitales con mejores indicadores de seguridad o calidad. Pero, ¿qué ocurre con los "malos" hospitales en términos de seguridad? Aquí es difícil saberlo, pero en Estados Unidos se han publicado los datos de la penalización que van a sufrir 758 hospitales asociados a Medicare por los incidentes de seguridad que han tenido. 

Entre el problema de la contaminación atmosférica en muchas ciudades (como en Madrid) y las aglomeraciones en las grandes urbes, la bicicleta se convierte en uno de los elementos clave para mejorar la vida en la ciudad. En Yorokobu nos cuentan la iniciativa de una ciudad italiana que va a pagar a sus vecinos por ir en bici a trabajar. Por cierto, en España podéis conocer ideas, datos e iniciativas en la web de la Red de Ciudades por la Bicicleta.

Cuando alguien habla de hospital o centro de salud, automáticamente pensamos en un edificio. La arquitectura sanitaria es un elemento clave para los cuidados, la humanización y la calidad asistencial, pero no es un tema habitual (salvo en medios muy especializados). Por eso, encontrar una entrada sobre el tema siempre es llamativo, como esta del blog Medicina y Melodía.

Aunque ya lo hemos citado alguna que otra vez, merece la pena recordar que Pedro Soriano se curra cada semana un espectacular resumen de blogs de pacientes en la iniciativa #ffpaciente. Podéis leerlo en su blog SdeSalud.

Hay que decirlo más: la fragmentación de cuidados es uno de los grandes problemas de la sanidad. El blog de Kevin MD publica una interesante entrada sobre el tema desde la perspectiva de los pacientes, y de los problemas que implica.

Música para las fieras...

viernes, 11 de diciembre de 2015

La zona de alcanfor


Algo no va bien... El fondo y la forma no encajan, y eso que hay muchas personas interesadas en ello, pero nada de nada. Por un lado, la innovación, la tecnología, los cambios, las reformas, la web 2.0, las redes, los avances, la disrupción, el conocimiento, la inteligencia colectiva y mucho más. Por otro, la realidad, los grupos de presión, la distribución de poder, la inercia, las zonas de confort, la fuerza de los hechos, la excesiva politización de la gestión, los enchufes, el "sálvese quien pueda", la venta de humo, etc.

Nos tropezamos con iniciativas como Catalyst (del NEJM), una plataforma de difusión de ideas, casos y experiencias sobre innovación, o leemos la revista de innovación que edita el BMJ, o incluso conocemos la experiencia de las webs de experiencias como el Observatorio de Innovación en Gestión de Catsalut (muy al estilo de Saludinnova) o de la Incubadora de Ideas del Clínico de Madrid, y empezamos a entenderlo todo, o a no entender nada. Y es que, por mucho que los profesionales se muevan, innoven, propongan, aprendan, crezcan y opinen, mientras el conocimiento viva en mundo de jerarquía, la innovación se quedará sin aire.

Hay profesionales con ganas de cambiar, incluso hay directivos o políticos que saben perfectamente que hay que variar el rumbo de la gestión sanitaria, pero las resistencias del día a día pueden con todo... Vamos a citar algunas:
  • Profesionales que se apuntan a eso de innovar con el único objetivo de ir a un congreso, publicar un artículo y fin de la innovación. 
  • Ideas "modernas" más centradas en lo innovador que en la evidencia (apps sin evaluación o que no sirven para nada).
  • Gestores y políticos que no pasan del proyecto piloto por miedo a que extender una idea que no proviene de los grupos habituales (y que seguramente no apoyarían).
  • Estructuras gremiales empeñadas en perpetuarse en el poder sin escuchar a los profesionales (el reciente ejemplo del Colegio de Enfermería de Madrid es muy paradigmático).
  • Pensar que el Estado del Bienestar empieza por el propio bienestar.
  • Vestir todo de "innovación" porque es la moda, sabiendo que muchas veces es lo de siempre pero con otro apellido.
  • Directivos sin visión de futuro, centrados en apagar fuegos sin más. O peor aún, directivos que creen que el buen directivo es el que no sale en prensa.
  • Medios de comunicación con una ética periodística poco ética.
  • Promover el conocimiento egoísta: primero yo y los míos y después ya veremos. Precisamente en una época en la que compartir es el eje de cualquier mejora.

Hay experimentos que nos hacen tener ilusión, como si de repente un servicio de salud decide lanzar una Escuela de Radicales Sanitarios (al estilo NHS). El problema es que promover espacios de debate e innovación sin que los de arriba tiren, apoyen, permitan y, en su caso, aporten medios, no conduce a nada. Un plan estratégico que nadie se cree no sirve de mucho, hacer cursos de innovación por el mero hecho de tener un diploma no genera cambio, y tener una unidad de innovación sin un respaldo claro solo sirve para borrar la ilusión de los más entusiastas.

¿Qué falta? Actitud entre los que mandan, y algo de ilusión entre los profesionales. Actitud en los directivos para cambiar la forma de pensar y adaptarse a los nuevos tiempos, sin miedo a lo desconocido, sin miedo a aprender, sin miedo a perder el protagonismo. Ilusión en los profesionales para que no siempre sean los mismos, para que el que intenta colaborar y mejorar no sea tachado de friki, o peor aún, de pelota.

Nadie dijo que fuera fácil. Quizás haya que transformar la zona de confort en una zona de alcanfor, y así repeler las polillas...

miércoles, 9 de diciembre de 2015

Pharmapasta: ¿qué pasa con el precio de los medicamentos?


Lo del precio de los medicamentos es una preocupación para países de todo tipo, tanto para los que disponen de más PIB, como para los que llegan más ajustados a final de mes. El gasto sanitario en productos farmacéuticos es uno de los principales quebraderos de cabeza de los políticos, y las medidas de control y reducción (más o menos acertadas) son casi continuas.

Hace unos meses, la propia Hillary Clinton saltó en twitter dando a entender que las subidas masivas de precios no tenían sentido, y que los gobiernos debían evitarlo. El origen de este cabreo era una noticia de The New York Times que contaba la historia del Daraprim, que subió desde los 13'50 dólares a los 750 dólares aprovechando que la compañía fabricante cambió de dueño.



La revista TIME puso hace pocos meses otros ejemplos de grandes subidas de precios en una imagen muy sencilla y que mostraba salvajes incrementos de precio, la mayoría sin explicación aparente.

Y para acabar, hace unos días nos tropezamos con esta noticia en El Mundo que revisa el motivo de las diferencias de precios para el mismo medicamento en varios países europeos. Curiosamente, España es el país con uno de los precios más bajos, pero la duda es clara: ¿por qué España paga 43,70 euros por la gemcitabina y el Reino Unido 167 euros? El origen de los datos es un estudio publicado en Lancet Oncology que compara los precios entre Australia, Nueva Zelanda y 16 países europeos, y las diferencias son notables.

Esta es una gráfica muy sencilla que compara todos los precios (100 es el precio más bajo para cada medicamento):

La tabla completa de precios es esta:


Una de las principales limitaciones del estudio se centra en la disponibilidad de los precios reales de compra, esto es, incluyendo descuentos o cualquier otro tipo de acuerdo por volumen. Los autores han comparado precios oficiales, que no siempre son los que se pagan. Aún así, las diferencias son abismales en algunos productos.

domingo, 6 de diciembre de 2015

Puenteando el domingo: un resumen


Medio país de puente, el otro medio pensando en la navidad (que ya queda poco aunque no lo parezca)... Así que hoy la introducción será ligera y muy breve. Además, como ha sido una semana muy intensa en cuanto a los contenidos de los blogs, nada como empezar a leer. Esta es nuestra selección:

Empezamos con la noticia de la publicación del libro "Manual de vías de administración de fármacos para enfermería". El editor es Chema Cepeda, enfermero y conocido bloguero/knowmad/agitador a través de Salud Conectada. Para saber algo más del libro y de la aventura que supone su elaboración, os dejamos con esta entrada.

En muchos países son habituales los premios millonarios para incentivar la innovación: problemas que llevan décadas sin respuesta, grandes retos del mundo científico, etc. Tim Harford se plantea en este artículo si son positivos este tipo de premios o realmente no favorecen ni promueven la innovación. 

Y si ahora más de uno está pensando sobre premios, mejoras e innovación, nada como hablar de #retosaludand. Tal y como nos cuentan en Cuidando, este reto es un concurso de innovación abierta para desarrollar una app dirigida a pacientes con EPOC, concretamente para mejorar la educación terapéutica. Una gran oportunidad de dar a conocer grandes ideas.

La American Society of Clinical Oncology (más conocida como ASCO) ha lanzado una wiki para coordinar toda la información relativa con el desarrollo de guías de práctica clínica. Desde publicar borradores a recoger opiniones, ideas o críticas. Merece la pena echar un vistazo.

Esta semana se ha dado a conocer el informe sobre big data y salud que han elaborado Planner Media y Prodigioso Volcán. Una buena forma de entender los principales conceptos, conocer algunos proyectos y aprender algunas de las herramientas y metodologías más utilizadas. Se puede descargar a través de este enlace.

Y hablando de big data y salud, en The Washington Post ofrecen esta noticia sobre el uso de datos y los algoritmos de predicción. Un buen ejemplo práctico de como podemos utilizar los datos para mejorar la asistencia.

La comunicación nos define, las palabras nos ayudan a relacionarnos, a aprender y también a cuidarnos. Salvador Casado nos enseña, en su blog, que los mapas de palabras son útiles para diseñar nuestra realidad y para entender que algunas palabras lo dicen todo de cada uno de nosotros. 

Queda poco para el MIR, de hecho en poco más de un mes ya estaremos en pleno examen. Para saber algo más del mundo MIR, hoy os dejamos con el blog de la Doctora Nova que cuenta la reciente rotación que ha realizado en gastroenterología infantil como R2 de pediatría. 

Hacer política es difícil, y más cuando la opinión pública, las presiones sociales y la evidencia no van de la mano. En este artículo de The Guardian se preguntan si la política sanitaria está basada en la evidencia. ¿Debe estarlo siempre? ¿Y si socialmente no es conveniente tomar una determinada decisión? Tomar decisiones que afectan a toda la población es siempre muy difícil.

¿Cómo eligen los pacientes a su médico? ¿Se basan en la experiencia profesional? ¿O quizás en sus resultados? Un reciente estudio ha comprobado que los criterios de elección son diferentes según la patología que tenga el paciente. Podéis leer un comentario sobre el tema en Healthcare Economist.

El post que más nos ha hecho pensar esta semana (o uno de ellos) lo firma Javi Sorribes en el blog Docencia Rafalafena. ¿Tienen las aplicaciones de historia clínica demasiados datos? ¿Habría que filtrar la información que se comparte entre centros y niveles asistenciales o cuanta más información mejor? 

Cualquier iniciativa para recoger la opinión de los profesionales es bienvenida, y más cuando se trata de colectivos enormes. Un buen ejemplo es la enfermería, ya que existe cierto malestar entre los profesionales de a pie y ciertas élites colegiales. Por eso, la encuesta que ha lanzado José F. Hernández Yáñez con el hashtag #enfermeríaopina es esencial. En esta entrada se puede acceder a la encuesta y también conocer los compromisos éticos y de transparencia de los datos y los resultados.

Acabar con música es un clásico... Mire donde mire, te veo :)

jueves, 3 de diciembre de 2015

¡Organización! Sobre la estructura de las organizaciones sanitarias


Hace unos días participamos en un debate organizado por AMYTS sobre la vigencia de la norma que regula la estructura y organización de los hospitales públicos (Real Decreto 521/1987). En nuestra mesa, tuvimos la suerte de compartir debate con Julio Mayol, Cristobal Lopez-Cortijo y Juan Carlos Mejías. En este post queremos hablar un poco del tema y contaros algunas ideas que surgieron.

La norma en cuestión fue aprobada en la época del Insalud y solo se aplicaba a los hospitales gestionados por dicha entidad, por lo que a partir de 2002 (transferencias sanitarias) cada servicio de salud tuvo la posibilidad de crear una norma nueva. ¿Qué pasó? Dos cosas: (1) no hicieron nada y la norma siguió aplicándose; (2) crearon una norma propia que realmente seguía las mismas directrices que la norma de 1987. Este Real Decreto es el "culpable" de la conocida estructura directiva (gerencia y tres direcciones), de la existencia de la Junta Técnico-Asistencial y de otras características que se han quedado en el camino. 

En primer lugar, hablamos de lo bueno y lo malo de la citada norma:

Dado que fue la norma que inició el gerencialismo en el sistema sanitario español, marcó el punto de partida de muchos elementos de gestión que con el tiempo se han convertido en habituales: indicadores, gestión por objetivos, pactos, contratos programa, presupuestos, etc. De hecho, el primer punto positivo de la norma es que su eje es la eficiencia. Dado que el modelo de gestión propuesto pasaba por medir la actividad (para mejorar y, principalmente para controlar), se pusieron en marcha muchos proyectos de desarrollo de sistemas de información asistencial y de gestión. 

Otro aspecto muy positivo fue que intentó colocar a la enfermería en una posición no subordinada a los médicos. ¿Cómo lo hicieron? Creando una dirección de enfermería. Con el tiempo está medida ha evolucionado hacia una dirección de cuidados (mucho más adecuada), pero en su momento fue un cambio radical.

Finalmente, el otro gran objetivo de la norma fue su intento de romper el modelo de silos o de reinos de taifas que era el imperante en los hospitales (cada servicio, sección o unidad era casi autónomo y no había ningún control). La norma creó una estructura jerárquica y unas relaciones internas claras. Lógicamente, con el tiempo este aspecto se ha convertido en un lastre, pero tenía sentido en 1987.

Empezamos los aspectos negativos siguiendo con el anterior párrafo. La jerarquía pudo parecer una buena idea como método de control, pero una organización de conocimiento como la hospitalaria no puede ser gestionada con una jerarquía férrea.

Desde la perspectiva directiva, la norma no incluye ningún tipo de rendición de cuentas para los gestores. De hecho, no hay responsabilidad de ningún tipo ante un órgano superior, sea un consejo de gobierno, o un consejo similar. Con el tiempo, pocos servicios de salud han incluido un órgano similar, más allá del consejo de salud que ya establecía la Ley General de Sanidad.

Finalmente, la norma no incluyó ninguna previsión de cara a establecer redes multihospitales (por ejemplo) o al desarrollo de unidades de gestión clínica. Quizás el cambio con la época anterior y el hecho de que no era momento para muchos experimentos, hizo que lo más disruptivo estuviera en otros temas que ya hemos comentado.

Tras comentar lo bueno y lo malo, pasamos a enumerar algunas ideas para reorganizar las organizaciones sanitarias en el futuro:
- Un modelo claro de futuro. En España se ha dejado un poco de lado la planificación estratégica, quizás porque hace unos años hubo un uso y abuso de la misma. Pero hoy por hoy, pocos servicios de salud tienen una idea clara del rumbo que pretenden seguir para los próximos diez años. Se echa de menos algo del tipo "hospital del futuro". 
- Muchos de las reformas que se comentaron en la jornada deben ir acompañadas de un cambio cultural. El riesgo es que cambiar la cultura organizativa con un decreto es muy difícil y suele generar mucho rechazo, salvo que se lleve a cabo de forma consensuada.
- Legitimación del directivo mediante la profesionalización de dicha figura (selección, desarrollo, etc) en el marco de una gobernanza con órganos de gobierno que controlen y fiscalicen la gestión.
- Si la norma de 1987 era puramente hospitalaria, la de 2015 debe tener en cuenta a atención primaria y también las estructuras de salud pública. Nunca podemos olvidar que el sistema sanitario solo aporta un 20-30% de la salud de la población, por lo que la normativa deberá tenerlo muy en cuenta y dejar de lado el hospitalocentrismo de los últimos años. Primaria y hospital deben ir de la mano, y todo ello bajo un paraguas donde la salud poblacional marque el rumbo.
- La nueva norma debe tener en cuenta ciertas innovaciones organizativas: integración asistencial (con atención primaria o incluso con servicios sociales), redes hospitalarias, gestión clínica, etc.
- La participación en la toma de decisiones debe ser una de las claves, tanto de trabajadores, ciudadanos y asociaciones de pacientes. Incluso con figuras como la del non-executive director del NHS. Además, la transparencia y el open data deben ser otra de las claves en su día a día, ya que la rendición de cuentas y la participación necesitan datos fiables. 
- Finalmente, además de la asistencia, hay que incluir como ejes transversales algunos conceptos como investigación, formación, calidad, innovación, etc.

Faltan muchas cosas por incluir que sin embargo se comentaron en la mesa, pero estas notas son más bien nuestras ideas iniciales y no un resumen completo de la sesión. Por supuesto, los comentarios están abiertos a vuestras aportaciones. 

Algunas referencias útiles sobre el tema:
- "Governing public hospitals. Reform strategies and the movement towards institutional autonomy". Enlace al documento.
- "La participación ciudadana en la sanidad pública catalana: concepto, análisis y propuestas". Enlace al documento.
- "Cambios y reformas en los sistemas y servicios sanitarios". Enlace al documento.
- "Perspectivas de la participación en salud después de la reforma gerencialista". Enlace al documento. 
- "Nuevo modelo de provisión de Euskadi: Sistemas Locales Integrados de Salud. Microsistemas y su gobernanza". Enlace al documento. 
- "Gobernanza Hospitalaria «y de las organizaciones sanitarias actuales. Modelos innovadores en Europa". Enlace al documento.