viernes, 29 de noviembre de 2013

Las modas necesitan evaluación... Lo de siempre, también


En una semana en la que la gestión clínica ha sido protagonista del blog (con la entrada sobre los millones de La Sexta, digna de entrar en la colección "Haciendo amigos"), llega el momento de dar una vuelta de tuerca más al concepto. Y todo por culpa de la imprescindible revista online de Evidencias en gestión clínica y gestión de servicios de salud, que edita el Servicio Andaluz de Salud, y cuya suscripción os recomendamos para estar al día.

En su reciente número 5, de noviembre de 2013, comentan un breve artículo de R. Horton, editor de la revista Lancet, titulado "The error of our health technology assessment ways" acerca de la evaluación de tecnologías sanitarias. El eje temático del artículo es muy sencillo: cuando se habla de tecnología, todos piensan en cacharritos, equipos, dispositivos, etc.; pero hay mucha tecnología que no se evalua. ¿Qué nos dejamos fuera?

El resumen de Evidencias recuerda el concepto de tecnología sanitaria de la OMS, recogido igualmente en la web HTA Glossary, que dice lo siguiente: 
Cualquier intervención que pueda ser utilizada en la promoción de la salud, prevención, diagnóstico o tratamiento de una enfermedad, rehabilitación o cuidados prolongados. Se incluyen los medicamentos, los dispositivos, los procedimientos médicos y quirúrgicos, así como los sistemas organizativos dentro de los cuales se proporciona dicha atención sanitaria.
¿Dónde está la evaluación de los nuevos modelos de gestión en España? ¿Y la del modelo de atención a crónicos? ¿Hemos evaluado bien nuestro modelo (el nuestro, no el de otros) de atención primaria? No hay muchos artículos, libros y estudios al respecto, aunque el reciente Informe Sespas 2012 ha sintetizado muchas de las ideas que las anteriores referencias. ¿Y las intervenciones de ehealth y las apps? Dando un paso más: ¿donde está la evaluación de la descentralización sanitaria del año 2002? 

Y volvemos al principio: ¿se ha evaluado la gestión clínica? El servicio de salud del Principado de Asturias recopila toda la información sobre su modelo de gestión clínica en una web, pero ¿mejora la salud del ciudadano? ¿es más eficiente que otros modelos? Demasiadas preguntas sin respuesta... 

Nota final: no todo es tan negativo como parece. Hay muchos estudios, evaluaciones y revisiones de algunos procesos y estructuras organizativas, como estrategias de reducción de la frecuentación de urgencias, uso de TIC en programas de gestión de la insuficiencia cardiaca crónica, TIC en salud mental, revisión de intervenciones para control de enfermedades crónicas (del año 2003) o los programas de seguridad del paciente en unidades del dolor. 


miércoles, 27 de noviembre de 2013

Hospitales que parecen hoteles


La serendipia bloguera nos ha llevado últimamente al blog de un profesor e investigador en Harvard llamado Ashish Jha, con posts muy interesantes sobre temas como gestión sanitaria, incentivos o liderazgo. El blog se llama An ounce of evidence y realmente es muy recomendable. Pero tranquilos, nuestro objetivo de hoy no es revisar el blog o hacer un post sobre el autor, así que entramos en materia ya mismo.

Nuestro punto de partida es un artículo publicado en JAMA Internal Medicine sobre las retribuciones de los CEO de hospitales en Estados Unidos ("Compensation of Chief Executive Officers at Nonprofit US Hospitals"). Lo más sorprendente del estudio, comentado por Ashish Jha en su blog, es que las retribuciones están relacionadas con variables como la satisfacción del paciente y la tecnología instalada. Pero no hay relación entre el nivel retributivo y la calidad asistencial, el nivel de mortalidad del centro o el desempeño de los procesos.

Lógicamente, si la retribución total aumenta en base a la calidad percibida por el paciente, el incentivo es claro: transformemos el hospital en un espacio agradable, cómodo y lleno de aparatitos. En un sistema como el estadounidense, atraer más pacientes es uno de los objetivos más importantes y si algunos luchan por hacerlo mediante datos y calidad técnica, en otros casos es mucho más sencillo hacerlo con instalaciones de lujo.

De hecho, un reciente artículo publicado en el New York Times nos acerca a los hospitales más lujosos de Estados Unidos y nos plantea un juego: diferenciar hoteles de hospitales. Y en algún caso hasta es difícil separar uno de otro como en este ejemplo:


En España todavía es difícil hacer un estudio similar ya que los sueldos de los gerentes de los hospitales públicos apenas tienen parte variable y cuando la tienen es muy difícil (o más bien es imposible) saber las variables que afectan positivamente a su sueldo. Esperemos que, teniendo en cuenta las características que definen nuestro sistema de salud, sean la calidad asistencial y la seguridad del paciente, los principales criterios usados para pagar mejor a un gerente (al menos en el sector público).

PD En el ejemplo, ¿crees que es un hospital o un hotel?

lunes, 25 de noviembre de 2013

Lamela, el hospital de Melilla y los millones de La Sexta


Si hace unos días hablamos de gestión clínica, hoy retomamos el tema con un ejemplo práctico. Y todo porque el Ministerio de Sanidad ha decidido poner en marcha un modelo basado en unidades de gestión clínica en los Hospitales de Ceuta y Melilla y parece ser que algún medio de comunicación no ha entendido el concepto.

Para ello, el Ministerio decidió sacar a concurso un contrato de consultoría para, según señala el propio pliego de prescripciones técnicas: "asesoramiento y asistencia técnica a INGESA en el desarrollo e implantación de unidades de gestión clínica en el Hospital Universitario de Ceuta y en el Hospital Comarcal de Melilla". El presupuesto total ascendía a 112.644'24 euros para los dos hospitales (57.644'24 euros el de Ceuta y 55.000 euros el de Melilla).

No vamos a hablar de las bondades de la consultoría en estos tiempos que corren, pero es un recurso muy habitual en todo el sector público, incluso entre las entidades que cuentan con gabinetes de estudios o con un nutrido número de asesores.

¿Y por qué toca hablar de este contrato hoy? Pues porque una de las empresas adjudicatarias es BAPP Healthcare, que preside Manuel Lamela, ex-consejero de sanidad de la Comunidad de Madrid. La otra es una conocida consultora del mundo sanitario llamada Mensor. Los importes de adjudicación son, respectivamente, 35620 euros y 46115 euros. Todo ello puede leerse en el anuncio de adjudicación.

La noticia lleva todo el día dando vueltas en las redes sociales, y muchos medios de comunicación la han difundido, pero cada uno a su manera. La Cadena Ser, por ejemplo, la titula "Mato contrata a Lamela para cambiar el modelo de gestión de los hospitales dependientes de sanidad". En el texto de la noticia se habla de privatización encubierta sin dar más datos. Sin embargo, la que gana por goleada a la hora de difundir una interpretación errónea de la noticia es La Sexta:


Vayamos por partes para así interpretar mejor la potencia del titular que se ha utilizado y de la información asociada:
1. No se adjudica la gestión del hospital, de hecho el pliego lo dice muy claro: asesoramiento y asistencia técnica. En resumen, se paga a la empresa de Lamela para que elabore un estudio sobre la organización del hospital y sobre como implantar un modelo de gestión clínica. Pero ni privatización de la gestión ni nada.
2. Según la noticia, el importe de la adjudicación es de 46'11 millones de euros. Esa cifra es la del importe de adjudicación pero de la otra empresa y además ha pasado de 46115 euros a 46'11 millones, una diferencia abismal. Si se lee el resto de la noticia, el importe cambiado que corresponde a la empresa de Lamela también salta desde 35620 euros a 35'62 millones de euros (según La Sexta). Total, un cero más o un cero menos... 

Sería conveniente solicitar a los medios de comunicación, y más a los generalistas, algo de rigor a la hora de interpretar los datos del BOE o de la plataforma de contratación del Estado. De hecho, con una lectura sosegada del pliego de prescripciones técnicas y con algo de atención a la hora de leer la adjudicación, seguramente se evitarían este tipo de errores. 

Otro día hablaremos de las compatibilidades de los ex-altos cargos, y de si es fácil o no detectar a quien pertenece una empresa (o quien es accionista) cuando se revisan las ofertas en la administración pública.

domingo, 24 de noviembre de 2013

Los domingos se visten de blog


Cuando estamos de vacaciones (forzosas), no escribimos introducción. Así no os agotamos mucho con nuestras disquisiciones filosóficas de fin de semana. Empezamos el resumen con energía y con una sonrisa.

Si nos queremos centrar en uno de los grandes escollos para controlar el crecimiento desmesurado del gasto sanitario, nuestros ojos se dirigirán rápidamente a los medicamentos. En el blog Atensión Primaria nos recuerdan algunos factores imprescindibles que deben ser revisados para mejorar el gasto en farmacia, y no debemos olvidarlos.

La gestión del talento es algo muy complejo, y más con la tendencia actual a la fuga del talento (profesionales jovenes que deciden emigrar a otros países). Por eso nos ha encantado este post del blog El arte de Cuidar sobre la fuga del talento entre los profesionales de enfermería y que además habla sobre la necesidad de contar con gente con ideas nuevas en nuestros equipos. Ana, la autora del blog, echa de menos a esos profesionales y a su ilusión ya que: "La experiencia, si se queda sola, corre el riesgo de ser soberbia, anquilosada y nada eficaz".

Si en el mundo sanitario no paramos de hablar de conflicto de intereses, en el campo de la nutrición no se quedan atrás. En este post del blog Food Politics nos cuentan las dudas que existen alrededor de grandes sociedades científicas ante casos como el de las bebidas azucaradas que patrocinan eventos de hidratación, por ejemplo. 

En noviembre, la iniciativa colectiva #carnavalsalud trata un tema imprescindible: el derecho a bien morir. El plazo para publicar tu texto acaba el 5 de diciembre, ¿contamos contigo? 

Pedazo de entrevista se marca el blog La esalud que queremos a un gran bloguero: Jesús Martínez. Además, como siempre, diciendo las cosas que todos piensan y nadie cuenta. Y hablando de entrevistas, nuestros admirados amigos del blog Gestión de Enfermería publican una entrevista sobre gestión, y liderazgo, y redes, y mil cosas, que tampoco está nada mal.

No podía faltar el rincón de las apps en el resumen del domingo. Primero, esa impactante noticia publicada por El Mundo que se alarma ante las 43.000 apps de salud que existen en la AppStore. Por otra parte, el análisis de Iñaki Arraya sobre los obstáculos que existen para la aclamada prescripción de apps.

Una infografía que debería ir directamente a vuestro Pinterest es la que nos muestran en la web de Big Fish Games sobre la capacidad de los videojuegos para mejorar nuestro estado de salud.

Acabamos la semana hablando de canales de información online tradicionales, concretamente del email. Una herramienta tan sencilla, tan potente y tan descuidada, ¿alguien conoce el motivo? En Aimfri han hecho un sencillo análisis con las principales compañías aseguradoras españolas y han comprobado que existen varias que NO responden los emails de información recibidos, e incluso hay otras que ni siquiera permiten contactar por esa vía. ¿Siglo XXI?

Acabamos con algo de música, que todas las semanas (y los días) se merecen una canción.


jueves, 21 de noviembre de 2013

Telemedicina: Ni más ni menos, pero diferente


Estamos rodeados de miles de tendencias en el campo sanitario, principalmente alrededor de las ¿nuevas? tecnologías y de la web 2.0, pero quizás la moda y el deslumbramiento nos cieguen de vez en cuando. ¿Por qué? Pues sencillamente porque perdemos el norte y ni siquiera sabemos que objetivo tiene lo que estamos usando.

Un gran ejemplo es la sempiterna telemedicina, que lleva décadas con nosotros. Si bien muchos profesionales (y organizaciones) ponen en marcha iniciativas de este tipo pensando en mejorar la atención al paciente, otros creen que la telemedicina sirve para ahorrar trabajo y reducir las listas de espera en atención primaria, y se centran exclusivamente en ese objetivo. Incluso los hay que temen que la telemedicina promueva un comportamiento opuesto: más carga de tranajo.

Puede que haya experiencias que reduzcan o incrementen ligeramente las visitas al profesional de atención primaria, pero no es lo habitual. De hecho, uno de los últimos artículos ("Impact of telehealth on general practice contacts: findings from the whole systems demonstrator cluster randomised trial") sacado del horno del proyecto "Whole System Demonstrator", deja muy claro que: 

In this study, the use of home based telehealth for people with chronic disease did not appear associated with changes in the frequency with which people contacted general practitioners and practice nurses. This suggest that fears that the widespread increase in the use of this technology may increases the burden on primary are unfounded. Conversely, we did not find evidence that telehealth led to a significant reduction in GP workload. We note that the way that telehealth impacts on primary care roles may be influenced by a number of other features in the health system. The challenge is to ensure that these systems lead to better integration of care than fragmentation.
En resumen, la telemedicina no afecta a la carga de trabajo ni a la frecuentación en atención primaria. Sencillamente es una forma diferente y más cercana y ágil de monitorizar al paciente crónico y conseguir una comunicación más fluida. Buscar más pies al gato parece más una excusa que otra cosa...

martes, 19 de noviembre de 2013

Ecos inesperados del Manifiesto Abla de sanidad participativa


Hace poco estuvimos en Abla, por fin... En Abla nació en 2010 el famoso manifiesto de Abla "Salud 2.0. Lineas para una sanidad participativa", un documento que para muchos marca una estrategia clara de trabajo para los próximos años en el ámbito de la salud.

En verano escribimos una entrada titulada "La hora de las personas" en la que comentábamos la necesidad de revisar y actualizar el manifiesto, y para conseguirlo, Maite Martínez Lao se puso en marcha y organizó una des-conferencia en el marco de la IV Conferencia de Espacios Sociales de Innovación. Y allí nos sentamos un buen grupo de profesionales y ciudadanos interesados en mejorar el modelo sanitario actual, como Alorza, Mariano Hernán, la Comisión Gestora, Carlos Oropesa, la propia Maite, Manolo Bayona, Rosa Nieto, etc.

Hablamos largo y tendido, y al final las ideas fuerza que quedaron fueron las siguientes:
- El documento puede que se adelantara a su tiempo.
- Falta una estrategia de difusión clara.
- Hay que llegar a los políticos y conseguir adhesiones de instituciones y organismos públicos.
- El paciente debe beneficiarse del manifiesto, no es necesario que lo conozca. Para ello hay que influir en las  políticas públicas en temas sanitarios.

Al final, el debate se centró en como llegar al decisor, y en como conseguir que los políticos conozcan el manifiesto. Tarea difícil pero no imposible... aunque puestos a pedir imposibles, y como propuesta temeraria, sería conveniente que la normativa básica en temas sanitarios (la Ley General de Sanidad) incluyera alguna de las ideas del manifiesto. ¿O acaso ya las incluye?

El artículo 3.1 ya da algunas pistas (que muchas han olvidado): "Los medios y actuaciones del sistema sanitario estarán orientados prioritariamente a la promoción de la salud y a la prevención de las enfermedades". Además, entre los derechos del ciudadano, hay uno muy llamativo: "A participar, a través de las instituciones comunitarias, en las actividades sanitarias".

Sin embargo, en nuestra ya oxidada Ley General de Sanidad no se habla de colaboración entre profesionales (salvo varias referencias al trabajo en equipo en atención primaria). Y tampoco se habla de la corresponsabilidad del paciente sobre su salud ni de internet. En cuanto a la formación, las referencias son genéricas.

Un primer paso hacia el Manifiesto lo hace la Ley de Ordenación de Profesiones Sanitarias:
- Dedica un artículo completo (el 9) a las relaciones interprofesionales y al trabajo en equipo. Su primer apartado señala que: "La atención sanitaria integral supone la cooperación multidisciplinaria, la integración de los procesos y la continuidad asistencial, y evita el fraccionamiento y la simple superposición entre procesos asistenciales atendidos por distintos titulados o especialistas."
- En cuanto a la formación, el artículo 12 habla expresamente de "actualización permanente de conocimientos" y de "revisión permanente de las metodologías docentes".

¿Está todo perdido? Pues más bien todo lo contrario. Hemos elegido al azar dos planes de salud, el de Andalucia y el de la Comunidad Valenciana, y las perspectivas son muy buenas (casi utópicas): 
Andalucia recoge la gestión del conocimiento, la corresponsabilidad del paciente, la creación de un "espacio en red para la interacción entre la ciudadanía y el sistema sanitario público andaluz" y en la meta 6.4 el uso de las TIC para "mejorar el acceso equitativo de la ciudadanía a la información y a los servicios de salud, así como a fomentar la capacitación y la participación ciudadana para generar más salud".
- Valencia incluye la responsabilidad de cada paciente de su salud y el desarrollo de las TIC y la esalud como instrumentos estratégicos. Hay un enfoque decidido en temas de educación y promoción de salud a través de múltiples canales.

Como conclusión final:
1. La legislación básica en materia sanitaria no incluye la mayoría de los aspectos básicos del Manifiesto Abla.
2. Los planes autonómicos de salud más recientes incluyen estrategias de trabajo muy similares al Manifiesto. 
3. Quizás la cuestión no es difundir el manifiesto, sino promover que la administración sanitaria lleve a cabo sus propios planes de salud, ponga en marcha las iniciativas que promete y sea capaz de pasar "del discurso a la acción".

Acabamos con la sintonía de estos días raros. 

domingo, 17 de noviembre de 2013

Limonada de domingo: un resumen


Todas las semanas acaban, y lo mejor es buscar los puntos positivos de los siete días que dejamos atrás. Incluso las semanas más duras tienen aspectos que merece la pena recordar, y es que como decía Alex Rovira (y nos ha recordado Carlos): "unas veces se gana y otras... se aprende". Gracias a todos los que nos siguen enseñando tantas y tantas cosas, a los que nos demuestran que la web 2.0 y sus conexiones son mucho más de lo que pensamos.

Y como todo domingo, aquí está el resumen que hacemos con mucho cariño en saludconcosas. Empezamos con nuestros enlaces favoritos de la semana:

Las dudas sobre la financiación y el conflicto de intereses de los artículos científicos sigue estando a la orden del día. Cristina Conde nos cuenta su visión del tema a raíz de una sesión clínica en su servicio y un artículo "sospechoso". Puedes leerlo en su blog Mi propia medicina.

Susannah Fox nos cuenta cual es uno de los secretos del uso de los móviles para la salud, ese ingrediente que maximiza su utilidad. Lo cuenta en su post "Mobile, social, health, care".

Una de las lecturas imprescindibles sobre mhealth aparece publicada en Jama y se pregunta si realmente la tecnología móvil va a cambiar el futuro de los servicios sanitarios. Un buen resumen del estado del arte sobre móviles y salud, bajo el título "Can Mobile Health Technologies Transform Health Care?".

En la web Kaiser Health News nos cuentan la experiencia del programa de calidad de Medicare que afecta a los hospitales asociados a este sistema sanitario. Lo más interesante es que los resultados de calidad afectan al pago por paciente que reciben los centros. 

La Fundación Teléfonica sigue editando publicaciones de gran interés sobre tecnología y salud. Uno de los últimos es "TIC y salud personal", publicado en septiembre de 2013 y disponible en pdf y epub en la web de la fundación.

La Wikipedia es una de nuestras herramientas favoritas, y de hecho hemos hablado muchas veces sobre la búsqueda de información de salud en esta gran enciclopedia colectiva. Por eso nos ha encantado encontrar este artículo de The Atlantic sobre la fiabilidad y utilidad de la información de salud que contiene la wikipedia.

La alta tecnología al alcance de cualquiera, o al menos de unos cuantos. Un gran ejemplo de esta filosofía es el reciente desarrollo de un equipo de seguimiento médico llamado ehealth sensor platform que incluye diversos sensores de medición. Su precio no supera los 500 euros y se han publicado los planos y documentos técnicos para que cualquier desarrollador pueda modificarlo y mejorarlo. Ah, y todo desde Aragón, que no hace falta irse a Estados Unidos. 

El jueves estuvimos en Barakaldo hablando de innovación. Entre otros, pudimos compartir tiempo, espacio y conversación con @inakietxe que siempre nos estimula con su visión y sus ideas. Una buena muestra de esas conversaciones se refleja en este post que ha publicado Iñaki en su blog Salud-ando 2.0: "Postureo innovador".

La canción de hoy nos invita a jugar a no pensar, algo necesario de vez en cuando. Pero mañana... mañana empieza todo, ¿verdad? Gracias a todos de nuevo, sinceramente sin vosotros seríamos muy poca cosa.

viernes, 15 de noviembre de 2013

Si la vida te da limones...


Ayer estuvimos en Barakaldo hablando de innovación, en las jornadas que organizaban la Asociación Vasca de Calidad Asistencial y el Hospital de Cruces. El título tenía su miga ("Evolución en Innovación y Tecnología en el mundo sanitario y socio-sanitario. ¿Somos capaces de realizar una rápida implementación? Experiencias") y las ponencias no defraudaron con múltiples experiencias prácticas desde perspectivas tan diversas como la tecnología aplicada a la anestesia o la promoción de la salud.

Aunque nos invitaron a hablar de tendencias de futuro, decidimos hacer un repaso práctico y sincero a la innovación y a los problemas que implica poner en marcha todas las iniciativas, ideas y proyectos que se generan en las organizaciones sanitarias. Aquí tenéis la presentación que utilizamos:



Algunas referencias de la presentación:
- La referencia a la portada de Buzz Aldrin en la revista MIT Technology Review la encontramos en este artículo de Diario Motor.
- La viñeta de Innovation Funnel es del gran Tom Fishburne.
- La historia del escorbuto y la innovación aparece en el artículo "Disseminating Innovations in Health Care" de Berwick, publicado en JAMA en 2003.
- La web Ikea Hackers existe. Podéis encontrarla en este enlace.
- Las imágenes de la rejilla de marcaje PAAF las hemos sacado de esta presentación de Cuidandote, firmada por cuatro profesionales de la Xerencia Integrada de Vigo.
- Los datos del curso MOOC de Duke aparecen en esta entrada de saludconcosas.
- Los datos del ensayo Crash 2 los podéis encontrar en la web de The Lancet. Los problemas para su difusión los cuentan en este artículo.
- La cita de la famosa frase de la ética hacker se la copiamos a Chema Cepeda en su sesión en #teku20.

PD Gracias a los organizadores (Alberto, Raquel y Rebeca, sois muy grandes) y a todos los buenos amigos que pudimos ver en Barakaldo (Esti, María, Rubén, Iñaki...).

PD 2- Si alguien pensaba que hoy tocaba entrada dura o de desahogo, se ha equivocado. Eso sí, con los limones haremos limonada, como mínimo. Gracias a todos

jueves, 14 de noviembre de 2013

La delgada línea naranja (entre el medicamento y el complemento nutricional)



Hay una línea muy fina que separa el mundo  de los medicamentos del mundo de  los complementos alimenticios o nutricionales. Un gran ejemplo lo tenemos (otra vez nooooo) con los condroprotectores...

En esta reveladora entrada del blog Scientia analizan uno a uno los componentes del complemento Bonflex (sulfato de glucosamina, sulfato de condroitina, curcuma y vitamina C). Por otra parte, en España tenemos medicamentos con composiciones muy parecidas, los ya míticos sysadoas. Esta similitud nos recuerda la realidad de otros países, en los cuales son productos de venta en supermercados o tiendas especializadas en suplementos alimenticios (o incluso en Amazon).

Lo más llamativo del post de Scientia es que el único componente que mejora las articulaciones (o al menos eso permite decir la EFSA) es la vitamina C. Y seguimos igual, autorizando la venta de productos (y medicamentos) que no sirven para (casi) nada.

martes, 12 de noviembre de 2013

Sueldos en la sanidad pública: algunos datos para el debate


Por motivos laborales, nos ha tocado darle una vuelta a las tablas retributivas de algunos servicios públicos de salud (en el punto 6 enlazamos algunas), y hemos decidido escribir un post con algunas conclusiones para aclarar determinados conceptos que siempre generan confusión. En resumen, ¡que hoy toca un tema aburrido!

1. Las retribuciones habituales de un profesional sanitario que sea estatutario (o funcionario) está formada como mínimo por 3 componentes: sueldo base, complemento de destino y complemento específico. El salario mínimo de un trabajador público del sector sanitario está formado por los tres, no sólo por el "sueldo base". La única excepción es el personal en formación, cuya estructura retributiva es diferente.

2. Sin embargo, lo habitual es que la mayoría de las categorías cobren más que esa retribución teórica mínima (y no sólo por los llamados trienios). Conceptos como la carrera o el desarrollo profesional (un médico puede sumar hasta 750 euros al mes por carrera) o las guardias, turnos, y demás, suponen un complemento a añadir a las retribuciones mínimas comentadas.

3. La productividad es el último complemento que se ha incluido y sus máximos oscilan entre los 1500 euros/año y los 10.000 euros. Como ejemplo, en la Comunidad Valenciana el complemento anual máximo por productividad es de 1500 euros aproximadamente, pero el importe en la mayoría de los servicios de salud es bastante superior. Los directivos en algunos servicios de salud tienen una productividad diferente (y superior) al resto del personal (en Valencia os podemos asegurar que no).

4. Existen pagos especiales por participar en actividades extraordinarias, como el pago por trasplantes. Los importes son variables pero pueden suponer entre 200 euros y 1500 euros al mes, y en ocasiones generan cierta polémica por su elevado importe. También se pagan horas extras en conceptos tan variados como peonadas, actividad extraordinaria o autoconcierto. 

5. La retribución teórica de todos los médicos es muy similar dentro de cada servicio de salud (incluso entre primaria y especializada), por lo que no hay diferencias entre una especialidad y otra. ¿Deberíamos pagar más al mejor? ¿O al que vaya a un puesto que nadie quiera? Cobran algo más los jefes de servicio y los coordinadores de centro de salud (al igual que los supervisores de enfermería y coordinadores).

6. Las tablas retributivas son públicas. Hemos elegido datos de tres servicios de salud con la retribución anual más elevada y la más baja (una relación que oscila entre el 3 y el 5):

Madrid
Gerente máxima categoría: 51.958,56 euros
Limpiadora: 15199,26 euros 

Andalucia
Gerente máxima categoría: 65364,90 euros
Planchadora: 14607,25 euros

Valencia
Gerente máxima categoría: 55391,00 euros
Limpiadora: 16015,86 euros

7. Sin embargo, aunque la retribución teórica más elevada es la de gerente, no suele ser así en realidad. De hecho, un facultativo especialista con 3 o 4 guardias al mes cobra aproximadamente lo mismo que un gerente.

8. ¿Y quienes son en definitiva los que más cobran en el sistema sanitario? Sin duda, los profesionales (suelen ser médicos) que más horas trabajan o más participan en programas extraordinarios. Un ejemplo: en el listado de retribuciones totales por persona del 2012 de la Junta de Comunidades de Castilla la Mancha (incluye a todos los trabajadores públicos, pero sin identificar a la persona: sólo categoría y retribución total), hay 146 personas que percibieron más de 100.000 euros brutos en el año, de ellos 144 eran facultativos del Sescam (la mayoría especialistas, muchos jefes de servicio y pocos médicos de primaria). Como curiosidad, el primer gerente aparece en el puesto 584 y las primeras enfermeras (salvo algunas excepciones muy llamativas, derivadas seguramente del cobro de alguna sentencia o atrasos) aparecen a partir del 2500.

¿Y para qué sirven estos ocho puntos? No buscamos extraer una conclusión sobre si el profesional sanitario español está bien o mal pagado, aunque las comparaciones con países de nuestro entorno son desalentadoras. Sin embargo, conviene dejar claro que hay que mirar más allá de la retribución teórica, ya que cada persona es un mundo. Curiosamente, respecto de las retribuciones variables (las que consiguen que el mejor cobre algo más), hay muchas personas que ante la falta de confianza en la objetividad institucional para medir y premiar, prefieren eliminarlos y que ni siquiera exista productividad individualizada. 

Y como decían Tip y Coll, la semana que viene hablaremos de incentivos... 

domingo, 10 de noviembre de 2013

Un domingo tendido al sol


Hay semanas en las que cuesta escribir la introducción, sobre todo cuando las ideas, las emociones y las dudas se agolpan. Así que hoy nos lanzamos directamente al resumen, sin más. Empezamos con nuestra selección de entradas de la semana:

La noticia de la semana la comenta el blog El EnfermerActivista. Resulta que el gran Andoni Carrion da un salto más, sin miedo, hacia adelante. Desde Saludconcosas le deseamos mucha suerte en una aventura más de la Comisión Gestora, que además promete mucho.

En la misma línea, otro que da un gran salto: ¿será Vicente Baos el nuevo ministro de sanidad? Revista Médica plantea el cambio que implicaría en el Ministerio y en la política sanitaria y farmacéutica estatal si Vicente Baos fuera ministro. Una entrevista y una visión que merece la pena leer y releer.

Una de nuestras entradas de esta semana en el blog hablaba de concentrar actividad para hacer las cosas mejor, con referencias a las RAT catalanas y a los trasplantes. Pero de repente, llega Sergio Minué y lo explica mil veces mejor. Así que no os perdáis lo que cuenta en su blog El Gerente de Mediado.

En el blog del Grupo de Trabajo en Nuevas Tecnologías de Somamfyc, José F. Avila analiza el impacto de Youtube en los artículos indexados en Pubmed. Una buena forma de comprobar que poco a poco las herramientas 2.0 son objeto de análisis y evaluación.

Red Salud Andalucía ha protagonizado una de las noticias (tristes) de la semana. Como podéis leer en esta entrada de Carlos Oropesa, un gran proyecto cargado de ilusión, de buenas ideas y de mucho trabajo, se queda estancado ya que las tres personas que lo peleaban día a día ya no están al mando de la nave. Al menos la web sigue estando abierta.

El martes tenemos #teku20 y además con un ponente de mucho nivel: Chema Cepeda. Chema, el autor de blogs como El efecto Pigmalion o Salud Conectada, hablará de gestión de conocimiento en las organizaciones. Nos vemos el martes después de cenar.

Encontramos en el blog de Kevin MD un interesante post firmado por Ashish Jha sobre la calidad en las organizaciones, concretamente sobre como generar una cultura de mejora constante de la calidad. Si sabemos como hacer mejor las cosas, ¿por qué no nos ponemos manos a la obra?

El Encuentro Internacional de Investigación en Cuidados, organizado por el Instituto de Salud Carlos III y dirigido principalmente a profesionales de enfermería, se celebra la próxima semana en Lleida. Uno de los puntos más llamativos del programa (rozando la polémica) es que la conferencia inaugural la va a realizar Teresa Forcades, licenciada en medicina y más conocida como la "monja antivacunas". En Magonia analizan su presencia en el congreso y sus opiniones respecto de la vacuna del papiloma humano, precisamente el tema que tratará en dicha conferencia.

Tras el post de Esteve Fernández en Caixa de Puros, ya podemos hablar de Gaceta Sanitaria y su nueva web. Además de algunas novedades dirigidas a facilitar la difusión de los artículos, la web de Gaceta incluirá una sección de blogs amigos (once en total). Y uno de ellos será Salud con Cosas, un autentico honor (y más aún por tener a vecinos blogueros muy ilustres).

Y para acabar, momento musical con Beirut. Feliz día.

viernes, 8 de noviembre de 2013

Digestión clínica


Son muchos años ya con la gestión clínica como mantra de mejora. Muchos años con ideas, pero sin valor (o ganas) para ponerlas en marcha. Rafael Sánchez lo cuenta muy bien en esta reciente entrada de su blog.

La mejor guía en castellano sobre gestión clínica elaborada por un servicio de salud tiene doce años de vida (es del año 2001), la elaboró el Insalud y cuenta paso a paso como crear unidades de gestión clínica. ¿Qué ha pasado en estos doce años? Lo primero es que el Insalud desapareció, y la competencia estatal de coordinación del sistema sanitario se suavizó. Lógicamente si el Insalud gestionaba casi un 40% de la actividad asistencial del país, era fácil tomar medidas a nivel macro.

¿Qué pasó para no ponerlo en marcha en todos estos años? La gestión clínica es buena desde la perspectiva teórica y suena bien en un discurso pero no se ha incluido en las prioridades de las consejerías (salvo en Andalucia y Asturias que si se han lanzado de una forma más activa). Además existe miedo y desconfianza entre los profesionales, en parte por no ver las cosas claras, y en parte por el temor a ciertos cambios en su relación profesional (lo de siempre, vamos).

Jordi Varela aporta algunas experiencias locales de éxito en su blog, aunque la difusión a toda una gran organización es más difícil. ¿Fallamos en la difusión de este tipo de modelos? ¿Se puede difundir de arriba abajo sin más o hace falta la participación y colaboración del profesional? ¿Lo hemos explicado bien? Y como dice Rafael en su post, ¿alguien se cree que esto va a salir bien? Si lo planteamos de otra forma, quizás sí...

miércoles, 6 de noviembre de 2013

Centralizar lo complejo: reorganización de hospitales


Todos los hospitales quieren crecer, hacer lo mismo que los grandes, imitar el comportamiento de los que destacan, y las consecuencias son diversas y peligrosas como que existan  hospitales pequeños que ofrecen servicios complejos (pero con baja actividad, lo que impide garantizar una atención de calidad en determinados procesos complejos), o centros que apenas pueden garantizar la asistencia mínima para mantener la formación especializada MIR en determinadas especialidades.

El dimensionamiento de los servicios hospitalarios debería ir asociado a la complejidad de la patología atendida, pero en España no ocurre así. ¿Deberían agruparse los servicios de referencia y no competir entre hospitales por atender las patologías más complejas? La queja de los profesionales es que todos tienen el derecho a atender a esos pacientes "difíciles" o "de caso clínico", y no sólo los de los hospitales grandes.

En Cataluña llevan unos meses planteando este tipo de medidas con los llamados RAT (Reordenación Asistencial Territorial). Un ejemplo es la cirugía vascular, que se realiza en 22 hospitales catalanes, y que se va a centralizar en 10 hospitales (para las intervenciones más graves) o el recambio de prótesis traumatológicas que también va a limitarse a 10 centros. Tal y como plantean en el documento base, su objetivo es reducir la duplicidad y adecuar la oferta a la demanda, consiguiendo además un volumen mínimo de casos que garanticen una asistencia de calidad en los centros. Para ello, es imprescindible promover iniciativas de teleasistencia para mejorar el diagnóstico o asistencia urgente de determinadas patologías, como el teleictus.

Otro gran ejemplo son los partos, y las medidas en este caso se centran en unir los servicios de hospitales muy cercanos, principalmente si uno de los centros no llega a un número mínimo de partos por día (hay varios hospitales catalanes con menos de un parto al día, y tiene otros centros próximos que pueden asumir dicha actividad). 

Finalmente, el último melón lo ha abierto la Organización Nacional de Trasplantes al establecer una actividad mínima para cada tipo de trasplante y señalar con el dedo los centros que no cumplen dicho mínimo (imprescindible para ofrecer un mínimo de calidad). Los medios de comunicación ya están publicando la noticia: "Sanidad estima que sobra la unidad de trasplantes cardiacos del Servet" o "Sanidad cree que sobran 4 de las 18 unidades de trasplante cardiaco actuales". 

La puesta en marcha de estas iniciativas requiere que los servicios hospitalarios para patología compleja sean multihospital. De esta forma, la atención se concentra en un sólo hospital (el que tenga mejores recursos y servicios de apoyo) pero son los profesionales de varios hospitales los que realizan dicha atención. Para ello, es necesario modificar la normativa de recursos humanos y así evitar la asignación única y exclusiva de un profesional a un centro sanitario. Dicha movilidad, acompañada de una adecuada formación y una coordinación de la actividad a realizar, permitiría agrupar la actividad y facilitar el trabajo del profesional.

Sin embargo, un proyecto de esta envergadura, que pretende transformar la oferta asistencial de un servicio de salud completo, requiere de una información clara y completa al proveedor, a los profesionales y al ciudadano. No es lo mismo la percepción social de "cierran los quirófanos de traumatología en mi hospital" a "van a atenderme mejor en otro hospital", y eso se consigue con cercanía, transparencia y no escatimando en recursos, tanto en atención primaria como en la atención y el transporte urgente.

lunes, 4 de noviembre de 2013

Los impuestos y las grasas: enemigos íntimos


La obesidad sigue estando en el punto de mira, y más cuando un gran porcentaje del gasto sanitario se dirige a tratar las enfermedades asociadas a este factor de riesgo. En España se habla de 5000 millones de euros, en otros países como Mexico el importe asciende a más del 1'2% del PIB, pero las medidas (dieta, ejercicio, hábitos, etc) siguen siendo de difícil implementación y con resultados muy desiguales.

Una de las medidas más polémicas, relacionada con la alimentación, es la de poner en marcha un impuesto a los alimentos con altos índices de grasas saturadas o de azucares ("fat tax" o "sugar tax"). Dinamarca decidió a finales de 2011 poner en marcha un impuesto de este tipo, concretamente en alimentos ricos en grasas (como la mantequilla, los quesos grasos, las patatas fritas o las hamburguesas), al más puro estilo del impuesto sobre el tabaco. El efecto suponía un incremento en el precio de 10 céntimos de euro en  las bolsas de patatas fritas o de 34 céntimos en una hamburguesa.

El objetivo de la medida impositiva era muy claro: reducir el consumo de ciertos productos "peligrosos" y así mejorar los hábitos alimenticios de los daneses. Y algo parecido ocurrió en los primeros meses, ya que se alcanzó una disminución del consumo de un 20% en algunos alimentos. Pero también pasaron otras cosas: desplazamiento territorial de la compra de productos (ir a otros países a comprar, algo muy habitual en Dinamarca) y cambio en los hábitos de consumo a otros artículos similares pero no incluidos en la medida. 

En noviembre de 2012 Dinamarca cambió de estrategia y aparcó el impuesto. Los motivos son múltiples, pero hay dos que merece la pena destacar: el poder de la industria y la poca potencia del impuesto como modificador de los hábitos de consumo. Lógicamente, y aunque se trataba de una medida para mejorar la salud de la población, fue una medida muy criticada por la población y los medios de comunicación. La potencia de la industria y los lobbies comerciales ejercieron una gran presión mediática, que como se pudo ver tuvo buenos resultados. Además el impuesto se cebó principalmente en pequeños productores y comerciantes, al verse afectados prácticamente todos sus productos

Hubo errores de concepto, y más con una medida tan negativa como un impuesto. Las grasas son una parte del problema y limitar su consumo mediante una subida de precio no parece una buena estrategia a priori, y más con la que está cayendo. Además, elaborar una dieta diaria sin grasas parece tarea imposible, salvo que haya un cambio cultural en los hábitos del ciudadano medio (¿cuantos alimentos tradicionales españoles subirían de precio si se aplicara dicho impuesto en nuestro país?). Finalmente, el porcentaje de subida era insuficiente para provocar un cambio radical, ya que los estudios existentes apuntan a un 20% como mínimo.

Hay mucho por hacer, y las medidas más importantes deben centrarse en: educación (debe ser siempre la primera medida y la más importante, aunque suene repetitiva), promoción de hábitos saludables (campañas, formación, información al ciudadano, etc), cambios en la legislación alimentaria, transformación social (vivimos en un entorno que ensalza los excesos o al menos los defiende)... O incluso promover impuestos finalistas: subir el precio de los alimentos grasos o con mucha azúcar y subvencionar el consumo de frutas y verduras con el importe recaudado (y así se suaviza el impacto mediático un poco). Sin embargo, incluso así la oposición sería muy dura ya que, tal y como ocurre en otros sectores, el poder de la industria es infinito.

Nota final: en 2010 ya publicamos una entrada sobre impuestos a bebidas azucaradas que puede aportar algunas ideas más sobre el tema.

Foto: "Men making donuts at the Sugar Crest Donuts Company in Portland, Oregon". Pertenece a la colección "Visual Instruction Department Lantern Slides". Origen: Flickr

domingo, 3 de noviembre de 2013

Domingo de brotes verdes


Tras la tempestad, viene la calma, pero nada como remover las aguas para demostrar que todo se transforma (como decía el gran Drexler). Nuestro resumen pretende encontrar los brotes verdes de la blogosfera, para que nadie pueda decir que cualquier tiempo pasado fue mejor (y más tras el éxito de los amigos de #FSR).

Nuestro resumen tiene un poco de todo, sin orden ni concierto, pero por algo es domingo, ¿no? Empezamos...

La campaña Choosing Wisely se hace fuerte y empieza a protagonizar titulares en la prensa española. El último caso son las recomendaciones de la ASCO (Sociedad Americana de Oncología) con 5 tratamientos o pruebas no beneficiosos o no adecuados para pacientes con cáncer que aparecen con un titular muy llamativo en El País. Esperemos que cuando se lancen medidas parecidas en España tengan la misma difusión.

Seguro que has leído alguna noticia sobre las dificultades de la puesta en marcha de la reforma sanitaria en USA, centradas en los problemas tecnológicos con la web de información y contratación del nuevo seguro. El seguimiento de Politikon (aquí la segunda parte) es el mejor que hemos encontrado, así que lectura obligatoria para saber algo más de los que hacen al otro lado del charco.

La crisis y la inoperancia política han provocado que las oposiciones para acceder a un puesto fijo en el sistema sanitario público se celebren cada muchos años. Si a eso le añadimos que la logística del examen es digna de una película de los hermanos Marx, la mezcla es explosiva. En el blog Quironautas nos cuentan todo lo que pasó en el primer examen de la oposición de enfermería, como dice Mónica: "un espectáculo bochornoso".

Hoy recordamos un post publicado en Saludconcosas en diciembre de 2012 en el que hablamos de la iniciativa Movember y de algunas controversias entre sus recomendaciones y la evidencia científica. ¿Será todo diferente este año?

Las típicas historias de Halloween, con fantasmas y apariciones, también tiene su hueco en los hospitales. En el blog La Incubadora nos cuentan algunas, algunas dan miedo, otras invitan a sonreír.

En verano, el NHS lanzó una iniciativa de transparencia basada en publicar los datos de actividad y calidad de muchas especialidades quirúrgicas. Ahora pretenden dar un paso adelante, con más especialidades y con la opinión de los pacientes. Nos lo cuentan en The Guardian.

Es ya casi un tópico hablar del uso casi irracional de los servicios sanitarios, principalmente en las urgencias hospitalarias, pero Juan Toral además de exponer el problema en su blog, traza algunas ideas para evitar ese tipo de situaciones. La historia transcurre en el Hospital Universitario Dr. Negrín y... ¡a leer!

En el blog de Peter Ubel descubrimos un interesante vídeo en el que dos profesionales nos cuentan como los comics pueden ayudar a mejorar los cuidados sanitarios. Dura 30 minutos pero merece la pena. 

Acabamos con una enhorabuena muy especial a Frederic Llordachs y a su equipo de Doctoralia ya que la app de Doctoralia ha sido incluida en la NHS Health Apps Library y es la primera app no inglesa que lo consigue. Una recompensa más para el trabajo bien hecho.

Es el momento de la música. Feliz día