viernes, 30 de enero de 2015

En esta mesa solo caben dos


La profesión enfermera es cada vez más compleja, de hecho su desarrollo y crecimiento profesional en los últimos años es una clara muestra de ello. Quizás tenga graves problemas de visibilidad y todavía esté en pleno proceso de cambio cultural desde un modelo basado en el ATS a un modelo mucho más profesional. Quizás por todo ello, y de cara a mejorar su profesionalismo y conseguir un desarrollo más amplio, cualquier iniciativa que recoja opiniones diversas y las traslade a ámbitos políticos, institucionales, sociales, etc es siempre bienvenida.

En junio de 2013, se constituyó la Mesa Estatal de la Profesión Enfermera, con unos objetivos muy similares a los comentados en el párrafo inicial. Y con ese nombre, todos pensamos en representantes de asociaciones científicas, colegios, sindicatos, grupos de trabajo, universidades, hospitales, atención primaria, promoción de la salud o incluso líderes de opinión ajenos a las típicas y tópicas organizaciones representativas. ¿Y qué nos encontramos?


Pues que la Mesa Estatal es una mesa de dos, sin más... Como señala el convenio que la regula (de fecha 10/06/2013), la Mesa está formada por el sindicato SATSE y el Consejo General de Enfermería. Y ya está, no hay hueco para nadie más. De hecho, el texto del acuerdo no incluye ningún tipo de artículo relativo a la inclusión en la Mesa de más organizaciones o personas. ¿Qué ocurre? Pues que en pleno siglo XXI, no podemos crear espacios de debate y opinión con un modelo de representatividad gremial y clásico, propio del siglo XIX.

Los representantes habituales de la enfermería deben aceptar que el mundo profesional ha cambiado. Y ahora, pese a que la ley les atribuya la capacidad de representar a una profesión completa, o abren los ojos y escuchan a todas las partes y las incluyen en sus foros, mesas y conferencias, o cada vez estarán más solos, y acabarán representándose a si mismos. O quizás esto último ya lo hacen...

En resumen, que la Mesa Estatal de la Profesión Enfermera solo tiene dos sillas, y no cabe nadie más: una auténtica mesa Juan Palomo. Un modelo muy habitual en el sistema sanitario, excesivamente personalista (con todos los problemas que conlleva) y que no favorece precisamente al crecimiento profesional de este colectivo. Quizás cuando el Ministerio y las consejerías de sanidad (o salud) se sienten con otros interlocutores, no oficiales pero si eficaces, se empiecen a dar por aludidos.


jueves, 29 de enero de 2015

Filántropos del conocimiento



Pese a que Wikipedia sigue apareciendo en los primeros lugares cuando buscamos en Google términos de salud como gripe o paracetamol, los profesionales sanitarios siguen sin tenerla por una web fiable o de interés. Y más cuando cualquier profesional puede editar su contenido para mejorarlo, adaptarlo o actualizarlo. Pero, ¿quien quiere "perder" su tiempo editando una web anónima?

La falta de autoría, la imposibilidad de poder acreditar ante terceros que se ha mejorado ante terceros una entrada de la wikipedia o incluso la frustración derivada de la posibilidad de que alguien, mañana, pueda borrar o modificar mi aportación, son algunas de las barreras más habituales para la edición. De ese tema ya hablamos en esta carta a la directora publicada en Gaceta Sanitaria sobre la resistencia a la colaboración. Por ejemplo, ¿como luchar contra el desconocimiento de la wikipedia y de su sistema de edición? Un buen truco práctico sería promover la actualización de la wikipedia en entornos formativos como MIR, estudios universitarios, etc. proponiendo a cada residente/estudiante que revise y actualice una entrada concreta relacionada con la salud. 

Pero, ¿por qué colaboran algunas personas en wikipedia si no se obtiene nada? Pues sí, ni dinero ni autoría, ni un certificado para la bolsa de trabajo, ni puntos para acreditaciones universitarias... Pero hay algo más: la motivación de colaborar en una obra colectiva, en una fuente de conocimiento que sigue siendo de las más visitadas en el mundo, el aprendizaje constante, el desarrollo de habilidades de comunicación escrita, etc.. Pero cuando la responsabilidad es colectiva, al final se diluye y nadie se hace responsable de la fiabilidad de esa información. Esas motivaciones no monetarias se revisan en este artículo publicado en JMIR "Motivations for Contributing to Health-Related Articles on Wikipedia: An Interview Study".

Lo mejor de ese artículo, que además destaca el blog Scientific American, es el término "filántropo del conocimiento": profesionales que comparten sin esperar nada a cambio, ya sea a través de Slideshare, de los blogs, de ebooks gratuitos o, por supuesto, de la wikipedia. 

martes, 27 de enero de 2015

La escasez de recursos y la política sanitaria


A veces las entradas salen solas, y todo por culpa de la serendipia. Textos, enlaces y recuerdos que conectan de repente y coinciden en el espacio y en el tiempo, y nos ayudan a reflexionar, a pensar y también a echar mano del pasado. Esta vez todo viene por dos entradas muy recientes: una de Jordi Varela ("Planes de ahorro: 5 errores, 5 propuestas") y otra de Repullo ("¿Podemos aterrizar en las reformas sanitarias estructurales que la sanidad pública precisa?").

Varela echa mano de un artículo de Robert Kaplan y Derek Haas que revisa 5 errores muy comunes a la hora de ahorrar en el presupuesto sanitario en el mundo de la gestión (no de la política). Algunos de esos errores son muy comunes en nuestro sistema y forman parte de diversas estrategias autonómicas, como el erróneo enfoque de las compras corporativas, la falta de benchmarking y difusión de información relevante al profesional o la desinversión (con un error de base centrado en la comunicación).

Repullo por su parte revisa las reformas pendientes que tenemos sobre la mesa y las estructura en 3 grandes grupos: macro, meso y micro. Para ello recuerda aquel documento de debate que lanzó la Asociación de Economía de la Salud con una guía de actuación pública resumida en 17 puntos. Entre otros, la desinversión bien hecha (algo que pocos servicios de salud han puesto en marcha, y mucho menos el Ministerio, salvo honrosas excepciones), la reforma del copago (mal entendida y mal ejecutada, como se ha visto recientemente), el foco en crónicos, atención primaria y salud pública y ciertos cambios organizativos como la reforma del gobierno del SNS, la desfuncionarización (en algunas profesiones concretas, aunque ya sabemos que eso no vende bien y además no está muy aceptado por estas tierras), etc.

Curiosamente, pese a todo lo que hay escrito sobre las reformas necesarias para enderezar el timón presupuestario del sistema sanitario respetando y garantizando el derecho a la salud de todos los ciudadanos, las recetas puestas en marcha parecen haberse preparado con otras guías o siguiendo los consejos de asesores o lobbies que piensan en "lo suyo" más que en "lo de todos". Así, las medidas de reducir sin más el gasto en personal, que empezaron en 2012 y siguen totalmente vigentes (sin mucha evidencia... ni falta que hace), han sido el elemento principal de desmotivación puesto en marcha en los últimos años. 

Otro ejemplo son las medidas de desinversión, aparentemente basadas en las guías y en muchos artículos, que sin embargo han cometido tres grandes pecados: nadie ha sabido explicarlas adecuadamente (ni los políticos ni los medios), no han sido analizadas previamente (por lo que se mezclaban cierres necesarios e innecesarios) y finalmente que los políticos no han sabido buscar aliados para llevar a cabo una política de desinversión adecuada (cada loco con su tema, atacando estas medidas sin pensar ni razonar, o quizás buscando su propio rédito político). Dentro de ellas, todas las propuestas de reorganización del terciarismo y reforma hospitalaria que ya apuntaban en este articulo de 2011 de mejora de la eficiencia (elaboradas por un panel de expertos y coordinado por Ricard Meneu, Salvador Peiró y Juan José Artells), siguen siendo vigentes.

La reforma organizativa sigue pendiente, y lo seguirá por mucho tiempo. Los sindicatos y colegios no están por la labor y los profesionales ya están llegando al línea que separa la ira del pasotismo, y por ello todo es visto como una pérdida. Una reforma del sistema desde la perspectiva organizativa (nuevas fronteras profesionales, nuevos entornos organizativos, cambio en las retribuciones y en el sistema de empleo) tiene muchísimos enemigos pero quizás sea la que más aporte para conseguir que el sistema aguante unas cuantas décadas más.

Como bien señala Repullo, la gestión sanitaria pública en un entorno económico como el actual, no puede recurrir a la barra libre y debe tener en cuenta que para ampliar en un lado, debe reducir en otro. Sin embargo, basarlo todo en la reducción de plantilla y de retribuciones, es una simple falacia: medidas que maquillan el presupuesto a corto plazo y destrozan los resultados en salud a largo. 

Para conseguir mejoras y nuevos rumbos, además de cambios en las políticas, es esencial que las voces críticas y rebeldes dentro de cada organización se fomenten, se tengan en cuenta y no se castiguen. La jerarquía tiene un límite, y aunque las estrategias se decidan en última instancia allí arriba, es esencial que los líderes sean flexibles, sepan escuchar y acepten la participación como parte de esa jerarquía. Algo debemos estar haciendo mal... 

domingo, 25 de enero de 2015

El resumen de las decisiones



Enero es un mes para pensar, y febrero un mes para actuar... Reflexionar, hacer la balanza de lo bueno y lo malo, pensar que se queda atrás y pensar todo lo que está por venir. Hay límites que no podemos permitir que nadie salte, incluso aunque se difuminen de vez en cuando, o los olvidemos.

Febrero es el mes de los cambios... o al menos debería serlo. Para dar pasos o para exigirlos. Quizás dar pasos provoque que no salgas en la foto, pero el paisaje del otro lado tiene mucho más color.

Empezamos el resumen de la semana. ¡Acción!

Rafa Cofiño es nuestro salubrista de referencia, o al menos uno de ellos. En esta entrada habla de comunicación, salud y suicidios. ¿Pueden los medios de comunicación difundir mensajes que afecten a la salud de la población? Si la respuesta es afirmativa, ¿deberían controlar mejor los mensajes que lanzan?

Un nuevo ejemplo de twitter como herramienta docente nos lo traen desde el blog microBIO, que edita el catedrático de la Unversidad de Navarra Ignacio López Goñi. Su experiencia docente se llama #microMOOC y se centra en la microbiología, todo ello a través de la cuenta de twitter @microbioblog. Podéis saber algo más del curso en esta noticia y en este post del blog.

Nos ha encantado el concepto de pensamiento automático negativo que expone Diego Pando en Novagob. Pensar en términos siempre/nunca o culpar al otro son dos ejemplos muy claros, que también se ven a diario en el mundo sanitario. No os perdáis la entrada.

Facebook sigue ampliando su mercado y ahora su rumbo se dirige hacia el negocio de Linkedin: nuestro entorno laboral. Para ello ha lanzado Facebook at Work. ¿Aún no sabes para qué sirve? Nuestro buen amigo Iñaki nos lo cuenta en su blog Sobrevivirrhhé.

Doctoralia, la web líder de citas médicas, ha lanzado el "Informe Doctoralia sobre internet y salud 2014" que han elaborado bajo la batuta de Francisco Lupiañez y que ofrece datos basados en más de 4000 encuestas. Una buena oportunidad para manejar y conocer resultados actualizados del uso de internet para temas de salud. 

¿Cual será el límite de la transformación de la relación médico-paciente con el uso de las apps móviles? ¿Será nuestro teléfono el eje de la consulta? En el blog MD Whistleblower se plantean que será de nosotros en unos años, y si la época de cambio que vivimos será realmente un cambio de época.

Tras la difusión del hashtag #sanitariosdañinos, ha habido dos entradas que nos han llamado poderosamente la atención. Una la publica el blog Pinchazos Enfermeros y se titula "Toda la medicación está puesta" y cuenta muy bien como la calidad asistencial depende, en última instancia, de la actuación de cada profesional. Una entrada imprescindible, sin duda. El otro post lo firma Rosa Nieto en su blog Enfermera 2.0, y es una llamada a la acción, para evitar que ocurran cosas así. 

Cuando tenemos la capacidad de recopilar y procesar datos procedentes de nuestras actividades y viajes, y de nuestro estado de salud, el siguiente paso es que esos datos sirvan de algo. Muchas personas esperan que esos datos ofrezcan predicciones, estrategias de mejora o recomendaciones, y en el post "My health data is killing me"  del blog The Health Care Blog comentan precisamente esa necesidad. 

Música por favor...


viernes, 23 de enero de 2015

Innovación basada en la moda: ¿Google Glass como paradigma?



Google Glass es el ejemplo perfecto de innovación basada en la moda que se difunde de forma viral: un producto en permanente fase beta que apenas se da a conocer, empieza a ocupar portadas en todos los medios, blogs, twitter, etc. Todos se apuntan a lanzar sus primeras ideas, a ser los primeros en usar el producto para "lo que sea", y ser los "early adopters" que marcarán tendencia. Como nos gusta ser "el primero" en algo... Aunque muchos de aquellos experimentos que ocuparon las portadas, se quedaron justo ahí: en la foto.

Hace unos días se publicaba que Google daba un paso atrás y retiraba las Google Glass de la venta al público, tras una época de desinterés por el producto (que también tiene sus fans). ¿Y qué ocurre con todas las ideas alrededor de este producto? ¿Hemos perdido el tiempo o realmente todo avance cuenta? ¿Seguirá este afán innovador con las nuevas gafas de Microsoft o ya ha pasado su momento?

La eterna duda es saber cuantos se suben al carro innovador por puro marketing o por aprendizaje y mejora... O quizás están tan intimamente unidos que es difícil separar el marketing, el dinero y la mejora. Las Google Glass han marcado una época, pero quizás en los próximos años sean una simple anécdota como Google Buzz o como otros inventos que se quedaron en la galería de innovaciones sin futuro. 

Aunque igual llega un día en que todo cambia, como en el caso de los palos de selfie. Y de aquello que todos se reían, ahora es un best seller. 

lunes, 19 de enero de 2015

Cuando lo importante no es visible... El problema de los foros


La inteligencia colectiva, la economía colaborativa... pero ¿qué es importante y qué es intrascendente? Hay foros o comunidades con temas que tienen más de 200 aportaciones, y leerlas todas puede llevarnos más de 60 minutos. La frustración y la rapidez de todo lo que hacemos en las redes sociales provoca que leamos los primeros comentarios o el más destacado, y en ese caso seguramente nos dejemos la frase crucial o la que corrige esos comentarios iniciales. Un ejemplo sencillo: en el foro Los Viajeros, el tema "alojamiento en Roma" tiene 1481 mensajes y 149 páginas.

En el terreno de la salud, esto es especialmente peligroso dado que lo colectivo y colaborativo debe ir acompañado de una revisión de contenidos adecuada. En wikipedia, por ejemplo, el texto definitivo está separado de la discusión para evitar problemas, dudas o errores. pero, ¿y en los foros y comunidades virtuales? ¿quien resume los puntos más importantes del foro? De hecho, en el mítico artículo del BMJ del año 2006 sobre corrección de información en una lista de correo sobre cáncer de mama, la duda es clara: ¿y si alguien no lee esa corrección que hacen los miembros?

Las comunidades online tienen unas funciones muy definidas: buscar apoyo (buscar a alguien que esté pasando por lo mismo) y ofrecer ayuda, la oportunidad de contar experiencias y el intercambio de información. En las dos primeras no es necesario realizar una lectura activa, pero la función asociada a la información si requiere de unas habilidades para poder separar adecuadamente el grano de la paja. ¿Tienen todos los foros un moderador con conocimientos suficientes para resumir un hilo de 500 mensajes en tres o cuatro párrafos?

Lógicamente, esa curación y revisión de contenidos para ofrecer un resumen objetivo, tiene un sesgo muy claro: el resumen se elaborará en base a las expectativas, prejuicios, creencias y conocimientos previos del autor. Quizás sea un problema de menor magnitud que el hecho de no leer nada o sólo el primer comentario, pero todo tiene su riesgo. Además, una comunidad virtual ¿es un espacio de intercambio libre de opinión o busca llegar a un consenso entre los participantes? Seguramente la personas que defiende la homeopatía en un foro de esclerosis, no cambiará de idea y seguirá pregonando las maravillas del agua con azúcar, mezclándolas con otros consejos más serios.

¿Tienes algún truco? ¿Eres de los que lees las 30 páginas de comentarios de un foro de un tema que te interesa o vas picando de flor en flor? ¿Será cuestión de hacer un resumen para pacientes en cada foro? La educación del paciente y el hecho de que disponga de conocimiento suficiente es esencial, para que no confíe en información poco fiable. Y por supuesto si conoces algún ejemplo de comunidades moderadas en las que es sencillo localizar la información, puedes dejar el enlace en los comentarios. 

Precausioooooon, amigo conductor... 

domingo, 18 de enero de 2015

Domingo en el castillo: un resumen tendido al sol


Cambiar de aires, aunque sea momentaneamente, es casi una obligación. Dejar el entorno cotidiano, olvidar por unas horas las obligaciones más mundanas, y dar un salto (con red) a un escenario agradable, al más puro estilo de las H de Joan Carles March (humildad y honestidad, entre otras). Y si además estás rodeado de amigos, mil veces mejor.

Eso nos ha pasado este fin de semana, que hemos asistido al Encuentro de Directivos Sanitarios que se ha celebrado en Lorca (Murcia), organizado por Sanitaria 2000. Tuvimos la suerte de compartir mesa con grandes expertos, y hablamos de la crisis, del cambio que no llega, del conformismo, de la zona de confort y de la endogamia en el mundo directivo sanitario. Alberto González, del blog Gestión de Enfermería, compartió en su blog algunas de las ideas que posteriormente desgranó en el evento.

De vez en cuando es necesario sentir ese aire nuevo, sin vicios y sin dobleces, en la cara. Casi como esos días de frío extremo, en los que cada trocito de piel tiritando ayuda a sentirse vivo. Nuestro resumen no tiene vicios ni dobleces, y solo pretende ofrecer de forma humilde nuestras entradas favoritas de la semana. Empezamos:

Una pregunta clásica en el mundo hospitalario... ¿Aumenta la mortalidad cuando hay un congreso científico importante y casi todos los médicos desaparecen un par de días de la planta y el quirófano? En esta entrada de The Healthcare Economist retoman el tema a partir de un reciente artículo de JAMA

Javier González de Dios reivindica la adolescencia como género cinematográfico en el blog Pediatría Basada en Pruebas. Así desde Moccia a Blue Jeans, revisa algunas películas y la forma en que hablan de la adolescencia, esa "enfermedad" por la que todos pasamos.

Quizás una de las palabras más utilizadas en estos últimos años sea innovación. Ignacio Riesgo da un paso más y revisa el concepto de innovación inversa, es decir, la que se origina en países emergentes o en vías de desarrollo. En el mundo sanitario hay mucho que aprender de países que han sustituido el dinero por la imaginación y las ganas de mejorar. No os perdáis la entrada en este enlace.

Aunque todo el mundo hable maravillas de las revistas de acceso abierto, son conocidos los riesgos que encierran. Un buen ejemplo de estos riesgos son los predatory journals, como cuentan en este post en Nada es gratis. Poco a poco se van haciendo análisis muy interesantes sobre la influencia de este modelo de difusión del conocimiento, y uno de los más recientes asocia la reputación académica con la publicación de artículos en revistas de este tipo. En el blog Sintetia lo comentan.

El nuevo libro de Eric Topol apunta maneras y parece ser uno de los libros del año. Ya sólo el título es toda una declaración de intenciones: The patient will see you now. En la web HIS Talk hacen un comentario del libro, centrado en el papel de la tecnología como herramienta centrada en el paciente para su toma de decisiones y la gestión de su patología.

Una de nuestras entradas favoritas es del proyecto HU-CI que nos presenta en su blog un corto centrado en una de las herramientas de mejora más importantes en el sistema sanitario y en cada unidad asistencial: cada uno de los profesionales que la integran. El video está grabado en el Hospital Comarcal de Inca. 

Sí os gusta el apasionante mundo de las palabras y su origen, vuestro blog es Laboratorio del Lenguaje. En esta entrada, firmada por José Ignacio de Arana, analizan una de las palabras de moda: resiliencia. 

Juan Irigoyen plantea un viaje personal por las unidades docentes de medicina familiar y comunitaria. Quizás uno de los ejes más importantes para el cambio asistencial que supone la atención primaria, que 30 años después sigue siendo el patito feo en el sistema, pese a su importancia. Las unidades docentes son la herramienta de desarrollo y mejora esencial y quizás esta entrada nos ayuda a entender algo más su papel.

Hace unas semanas, el BMJ publicaba un artículo breve con un título muy provocador: "Are some diets mass murder?". Como era de esperar, se ha generado un debate amplio como respuesta al citado artículo, entre otros este texto que publica el propio blog del BMJ y lo firma Rebecca Combees.

Acabamos hablando de Google y de datos. 23 and me, la empresa de Google de pruebas genéticas, ha cedido los datos de ADN de más de 650.000 personas al gigante farmacéutico Pfizer con fines de investigación. Lógicamente, se han cedido exclusivamente los datos de las personas que autorizaron dicha cesión con carácter previo. Lo hemos leído en Bloomberg.

Si el mundo fuera como un cactus... La canción original es de los Pixies, la versión que traemos hoy del imprescindible David Bowie:

miércoles, 14 de enero de 2015

Un selfie al límite



¿Un selfie en el quirófano mientras se opera a un paciente? Dicho y hecho, precisamente eso hicieron un grupo de profesionalesen el hospital Fengcheng, en la ciudad de Xi’an (China), y el selfie se publicó en la red social Weibo. La foto se hizo viral y las consecuencias llegaron de forma inmediata: 3 despidos y 8 sanciones. 

Podéis leer la noticia en el Wall Street Journal y en The Telegraph, y el comentario que hizo el blog 33 Charts. La noticia ha generado una gran polémica, principalmente porque aparece el paciente (aunque no parece fácil identificarlo). El equipo argumentó que era la última operación que se hacía en ese quirófano y querían tener un recuerdo.

Siguiendo la guía de uso de redes sociales de la OMC, hay varios aspectos a comentar extraídos de los capítulos dedicados a confidencialidad y a la responsabilidad por compartir información del paciente:
- La imagen no tiene un objetivo didáctico ni busca favorecer a ningún paciente.
- Existen serias dudas sobre la existencia de la autorización del paciente para la citada foto.
- Esta imagen, ¿transmite los valores propios de la profesión sanitaria?

¿Son excesivas las consecuencias o realmente hay que ser serio y estricto en estos temas? ¿Se deben permitir este tipo de imágenes? Lo que si está claro es que con las redes sociales hay que extremar las precauciones, dado que su potencia y la posibilidad de viralizar algún contenido puede conseguir que algo aparentemente inocuo se transforme en un problema.

martes, 13 de enero de 2015

Los líderes, la transparencia y la mejora de la calidad


En 1987 aún no estaba de moda la transparencia en el sector sanitario, o al menos no se hablaba mucho de ella. Y mucho menos del big data, en una época en la que costaba sudor y lágrimas encontrar datos fiables sobre el sistema sanitario. Sin embargo, a finales de ese año, la Health Care Financing Administration decidió publicar 7 volúmenes con datos de 6000 centros hospitalarios incluidos en Medicare, que incluían 10 millones de ingresos hospitalarios y 735.000 fallecimientos en dichos centros, todos correspondientes al año 1986.

El origen de esta publicación se debió a que numerosos ciudadanos y asociaciones habían solicitado masivamente dichos datos para poder conocer la calidad de su centro hospitalario. El gobierno fue publicando cada año más datos y el salto lo dio precisamente en 1987, con un ejemplo de libro de open data. Pero, ¿qué ocurrió entonces en el sistema sanitario? ¿Como reaccionaron los directivos y los jefes?

En 1990, Donald Berwick, conocido por presidir el Institute for Healthcare Improvement y por ser el administrador (durante un año, entre 2010 y 2011) de Medicare y Medicaid, publicó un artículo en JAMA con el título "Hospital leaders' opinions of the HCFA mortality data" junto a DL Wald. El artículo se basaba en una encuesta que realizaron a 195 directivos y líderes hospitalarios preguntando por su reacción ante la publicación de los datos de mortalidad de 1987.

Los resultados fueron muy claros:
- El 70% señaló que los datos no eran útiles para el centro.
- El 54% indicó que los datos no eran fiables.
- El 85% respondió que los datos no eran útiles para los consumidores.
- Sólo el 31% utilizó los datos en su centro como herramienta de mejora.
- Un 20% indicó que dicha publicación de datos había provocado problemas en el hospital.

24 años después de aquella publicación, un grupo de investigadores coordinado por Peter Lindenauer (del Center for Quality of Care Research) hicieron una encuesta muy similar pero basada en la información que Medicare y Medicaid publican en su web Hospital Compare: "Attitudes of hospital leaders toward publicly reported measures of health care quality". El paso de los tiempos no perdona, y la evolución del mundo de la gestión, junto a la creciente importancia de la transparencia en el sistema sanitario, han cambiado de forma drástica los resultados del experimento de Berwick.

La preocupación continúa pero esta vez por la posible mala interpretación que se haga de la información o por la relevancia de los datos. Ya apenas existen dudas sobre la fiabilidad de los datos. Y esta vez sí, los líderes y directivos utilizan la información en su centro hospitalario:
- Un 87'1% utiliza la información de la web en sus informes públicos.
- Más de un 90% revisa los datos junto a los jefes y mandos asistenciales y junto al resto de directivos.
- Hubo algún comentario negativo asociado a que el hecho de elegir unos determinados indicadores para publicar en la web puede implicar que otras acciones de mejora de la calidad queden relegadas a un segundo plano.

Además la percepción de como la organización reacciona antes estos datos es muy interesante, ya que más del 70% de los encuestados indicó que la publicación de estos datos estimula la mejora constante en el hospital. En resumen, una información útil para la mejora de la calidad y una medida que en 20 años se ha asentado en la realidad sanitaria en Estados Unidos.

Sin embargo, como era de esperar y por si alguien se lo preguntaba, la evidencia respecto a la relación entre publicación de datos y la mejora de la calidad es... insuficiente para sacar conclusiones claras. Además, tal y como señala este comentario publicado en JAMA, para mejorar la calidad no es suficiente con la actitud de los líderes, ya que es necesario que se traslade esa información y esa voluntad de cambio a todos los profesionales. Y quizás en esa segunda parte, haya alguna que otra grieta.

domingo, 11 de enero de 2015

El resumen de Charlie Hebdo


Aunque ya dedicamos una entrada a la masacre terrorista contra la redacción del semanario "Charlie Hebdo", queremos que nuestro resumen semanal lleve su nombre, como símbolo de la defensa de la libertad de expresión en estos tiempos tan convulsos.

Aquí tenéis nuestra selección de la semana. Como siempre, gracias a todos por seguir ahí. Empezamos con nuestro resumen:

¿El NICE es un muro imposible de saltar en el Reino Unido? En el caso de la patología oncológica no, ya que existe The Cancer Drugs Fund, una entidad que financia los medicamentos no aprobados por el NICE para pacientes con cáncer. En este breve post del blog del King's Fund, John Appleby habla del papel de esta entidad desde una perspectiva de equidad y eficiencia.

No todo lo que se comparte en internet se hace viral... de hecho hay vídeos, o canciones o proyectos que no despiertan el interés de nadie. En este artículo de Yorokobu se habla de los grandes olvidados de internet, del espacio de los vídeos que nadie ve o de los proyectos de financiación que no reciben ni un solo euro.

Gracias a estas dos entradas de Lola Montalvo, volvemos a poner el acento en la necesidad de humanizar la asistencia, de estar cerca del paciente, de entenderle y de ser buenos profesionales siempre. Pero, ¿qué se puede hacer con los malos profesionales? ¿Alguna idea?

La blogosfera se anima en 2015... Raul Calvo, médico de familia, tuitero y buen amigo, se ha lanzado al mundo de los blogs con Medicina de cabecera. En esta primera entrada nos cuenta los entresijos del blog, sus musas, el origen del nombre y una breve declaración de intenciones. Bienvenido Raul :)

Es difícil ver a un adolescente sin móvil... Rafa Pardo habla en el blog Perdidos en Pandora de su experiencia como padre y su estrategia educativa respecto al control del terminal, protección de contenidos, etc. Más allá de la teoría, un caso real que siempre viene bien para aprender, comparar y mejorar.

Hace unos meses, en nuestra tradicional entrada sobre los premios IG Nobel, hablamos del del bacon en las hemorragias nasales. Ahora, Kevin MD da un paso más y propone 3 usos del bacon en la práctica asistencial.

Durante los primeros días de enero, es habitual leer en los blogs alguna reflexión sobre el cambio y la necesidad de transformar el sistema sanitario. La Comisión Gestora ha publicado una entrada titulada "Jefe, pare que me bajo" en la que piden cambios drásticos y reformas desde la base. Pero para ello hace falta el compromiso de todos los profesionales, evitando las guerras gremiales y dejando de lado los privilegios y la costumbre. 

Un error muy habitual en el mundo 2.0 se centra en la fase final: la difusión entre los ciudadanos. Grandes proyectos online que no se dan a conocer y que no se utilizan por puro desconocimiento. Fran Sánchez nos lo cuenta en su post "Fallos de comunicación con nuestros ciudadanos, ¿contamos las cosas a quien debemos?".

Acabamos hablando de medicamentos contra la obesidad. En Estados Unidos, hay aseguradoras de salud que no cubren este tipo de tratamientos y el propio Medicare tampoco las cubre. Para saber algo más de estas exclusiones y sus motivos, os recomendamos este artículo de Kaiser Health News.

Música de invierno con Muse...

 

viernes, 9 de enero de 2015

Pensar fuera de la caja: dos ejemplos


Empezar el año hablando de política quizás no sea una buena idea, pero a veces los acontecimientos nos obligan a ello. Existen diversos temas delicados en el ámbito de la salud, cuyo análisis riguroso requiere mucho más de un tuit o una frase pensada para protagonizar el telediario. Sin embargo, quizás ese análisis implique decir "sí, pero con matices" o directamente opinar que "es muy complejo tener una opinión clara sobre este tema". Y claro, para acabar siendo acusado de poco cercano al pueblo, mucho mejor seguir la corriente mayoritaria.

Dos ejemplos son muy recientes: la hepatitis C y los problemas navideños en los centros de salud. La realidad es muy compleja y los políticos (y los medios, que no olvidemos que en muchos casos son parte del circo político sin más), se han situado junto a la opinión más sencilla, la que no necesita explicación.

En el caso de la hepatitis C y los nuevos (y muy caros) medicamentos, Javier Padilla en su blog Médico Crítico ha explicado muy bien el problema en su entrada "Hepatitis C: del lado del paciente con visión de población". Las asociaciones de pacientes han entendido mejor que nunca su papel de lobby pero el Estado debería hacer el mismo caso a las asociaciones que representan a 30.000 pacientes que a las que representan a 300. Javier lo expresa mucho mejor: "En el ámbito de lo político las relaciones de poder pueden cambiarse a golpe de aumentar la masa crítica, pero si instituimos eso como principio para guiar la toma de decisiones en materia de prestaciones sanitarias tendremos unos cuantos colectivos que nunca tengan quien traslade su voz a los ámbitos de toma de decisiones."

Sin embargo, los partidos políticos han decidido irse al titular fácil, al dedo y no a la luna, es decir al medicamento (Sofosbuvir, en este caso) y no a las propuestas para temas tan importantes como las patentes, la participación del paciente, etc. Tanto el post de Javier Padilla como este del blog Ciencias y Cosas lo analizan muy bien.

El segundo tema de esta entrada habla de atención primaria y de aquella noticia de diciembre. El motivo fue un cartel que se colocó en la puerta de un centro de salud pidiendo a los pacientes que no acudieran por "tener dificultades para encontrar suplentes". Un problema casi crónico, que describe muy bien Vicente Baos, y que ha vuelto a ser utilizado como arma arrojadiza por algunos políticos. La crítica y la politización de la sanidad antes que el diálogo y las propuestas para resolver los problemas de siempre.

Por cierto, la viñeta es de Alberto Montt.


jueves, 8 de enero de 2015

#CharlieHebdo


Después del horror de ayer en París, nada como las viñetas para decirlo todo...


Esta otra es de Mónica Lalanda, médico e ilustradora:


Y todo por ejercer la libertad de expresión usando el humor:


Je suis Charlie

miércoles, 7 de enero de 2015

¿Todo lo que cura, vende?


La salud vende... Los nuevos productos alimenticios cuyo reclamo publicitario es alguna mejora en nuestro estado de salud están de moda, aunque en la mayoría de las ocasiones hay que leer la letra pequeña y así distinguir la realidad del marketing. Para ello, hay blogs tan interesantes como Scientia, Tomates con Genes (de JM Mulet), Mi dieta cojea o El Nutricionista de la General

La viñeta que encabeza esta entrada lo dice todo... Mil zumos, mil reclamos publicitarios (la mayoría relacionados con la salud) y el pobre consumidor preguntando por alguno que esté rico. El autor es el gran Tim Fishburne, que además habla del tema en este breve artículo.

lunes, 5 de enero de 2015

Las notas de prensa y su influencia en las noticias científicas


Una de nuestras webs de cabecera para Saludconcosas es la sección Behind the Headlines del NHS, centrada en analizar las noticias sobre salud de los medios de comunicación y comprobar si los titulares son correctos o no. ¿Cómo lo hacen? Acudiendo a la fuente, generalmente artículos científicos, y comparando los hallazgos del artículo con lo que cuenta la noticia. 

Entre otras muchas causas, una de ellas es que los periodistas no suelen ser expertos en investigación o estadística y suelen basar su noticia en la nota de prensa que el equipo de investigación emite. Y como os podéis imaginar, esa nota suele ser muy optimista y positiva, evitando las conclusiones menos exitosas del estudio y disfrazando los "puede que se consiga X" con un "se consigue X". 

Un grupo de investigadores de la Universidad de Cardiff ha publicado en el BMJ un artículo titulado "The association between exaggeration in health related science news and academic press releases: retrospective observational study" que pretende conocer el origen de las distorsiones y exageraciones en las noticias sobre salud que publican los medios. Las conclusiones son muy claras: si la nota de prensa del centro de investigación exagera las conclusiones del artículo, lo habitual es que la noticia final haga lo mismo. 

De cara a mejorar la fiabilidad de las noticias, es esencial que los investigadores y los centros de investigación (hospitales, universidades, fundaciones, etc) revisen las notas de prensa y se comprueben las conclusiones y titulares para evitar que algunos medios sigan publicando titulares sobre la cura del cáncer con la única base de un estudio con ratas

Para saber más:
- Coste del servicio Behind the Headlines en el NHS.
- Observatorio de la Comunicación Científica de la Universitat Pompeu Fabra.
- Informe "El periodismo biomédico en la era 2.0", editado por la Fundación Antonio Esteve.

domingo, 4 de enero de 2015

Las doce de saludconcosas: un resumen


Esta vez el resumen tiene doce enlaces (uno por mes), y además todos son del mismo blog. Una especie de resumen del año 2014 a nuestra manera, con las entradas que más nos han aportado, las que más nos gustó escribir. En definitiva, las doce de saluconcosas.

Enero. El mes de la entrevista a Dani, el autor del blog Diabetes Tipo 1. Fue la primera de nuestra serie de entrevistas del año y nos sirvió para saber más del mundo de la diabetes. La entrada llevaba por título "Diabetes tipo 1 en tercera persona".

Febrero. Había que hacerlo, y tras varias entradas del mismo tipo, nos lanzamos a escribir "Condroprotectores: llega la hora de decir NO". Muchas paradojas, algunos conflictos de interés y poca (o ninguna) evidencia... 

Marzo. La historia del artículo que escribieron Enrique Gavilán y Javier Padilla sobre la vacuna del papiloma humano y la reacción (casi infantil) de 18 profesionales anónimos fue el punto de partida para el post "La carta de los 18". Acabó siendo uno de los más leídos y comentados del año. Además sirvió para que una buena parte de los 18 saliera del armario del anonimato, algo es algo.

Abril. Hace algún tiempo, junto a Chema Cepeda y Mònica Moro, nos lanzamos a una nueva aventura: #carnavalsalud. En febrero se habló del nuevo modelo de formación y aprendizaje en salud, y decidimos organizar un encuentro en twitter con el hashtag #cambiacongreso.

Mayo. El mundo de las compras públicas es complejo y más con los escándalos y problemas que envuelven a algunos políticos y administraciones públicas. Una muestra de la dificultad del tema la plasmamos en la entrada "Compras públicas".

Junio. Fue una tarde cualquiera, y de repente en twitter comprobamos que en la entrega de premios A Tu Salud, con la presencia de la mismísima ministra de sanidad, el premio a la lucha contra la obesidad era para una clínica de cirugía estética. ¿Metedura de pata o marketing? No os perdáis los comentarios del post "La lucha contra la obesidad y los premios A tu salud: dando ejemplo".

Julio. La representatividad, los colegios y las sociedades científicas no representan a todos los profesionales, aunque así lo parezca. El problema es que la prensa suele escribir los titulares de forma tan genérica que parece que el 100% de la profesión respalde las medidas de sus corporaciones. Sobre esto trataba el post "Algunos pediatras, algunos médicos de familia".

Agosto. Una frase atribuida a Alfonso Guerra resonaba en nuestra cabecita desde hacía un tiempo: "el que se mueve no sale en la foto". Y a partir de esa idea, escribimos esta entrada sobre desobediencia, rebeldía y cambio en las organizaciones.

Septiembre. Muchas sorpresas y mucha realidad de golpe, casi de un día para otro. Un bofetón de realidad tuvo su origen en el uso de las redes sociales, en la difusión de conocimiento a través de los blogs y en algo tan esencial como es la comunicación. Nuestra respuesta fue sencilla: "Dos punto miedo".

Octubre. El ébola ha sido un tema constante en 2014. Nuestra entrada más leída fue una sobre equipos de protección y protocolos, en la que intentábamos poner algo de luz en un tema muy manipulado. Aún recordamos aquellas tertulias televisivas en las que cualquiera era un experto en trajes de protección... 

Noviembre. Los incentivos en la actividad asistencial tiene mucho peligro, y cuando leímos que el NHS iba a pagar 70 euros a sus médicos de familia por cada diagnóstico de demencia, nos decidimos a escribir una reflexión en el blog. El resultado fue este post: "70 euros: ¿todo debe tener un precio?".

Diciembre. Y de repente, un mes aparentemente tranquilo (tras un noviembre de dimisiones), nos encontramos con la publicación del Monitor de Reputación Sanitaria. Un informe sin metodología que consiguió muchas portadas y titulares, sin que todavía nadie haya explicado como han decidido afirmar que el médico A es mejor que el médico B. Y los medios, sin apenas sonrojarse, publicando datos procedentes de un informe tan subjetivo como poco fiable. El post se tituló "Entre la reputación y la calidad: a propósito de un ranking".

Acabamos con música. Hay mucho para elegir de un año tan intenso como 2014, pero quizás la canción que mejor representa todo lo que hemos vivido sea esta: