jueves, 21 de agosto de 2014

Unos kilitos de más


La obesidad en los países avanzados es un grave problema de salud, además de un elemento que pone en peligro la sostenibilidad del sistema sanitario. Hace unos días, Simon Stevens (jefazo del NHS) dio un paso más en la estrategia del NHS para combatir la obesidad al proponer que los profesionales sanitarios del NHS tengan planes específicos para perder peso. El objetivo primordial: dar ejemplo a los ciudadanos.

Aunque no hay una estrategia clara todavía, Stevens avanzó algunas ideas como la puesta en marcha de gimnasios en los centros sanitarios (o en los alrededores) para su uso por los profesionales, promoción del uso de bicicletas (construcción de carriles-bici en los accesos a los centros sanitarios), exigir la retirada de los establecimientos de comida rápida de los centros sanitarios (como aquella mítica hamburguesa de la paz), etc. ¿Y qué se consigue con estas medidas?

Además de tener a unos profesionales más sanos, es evidente que la imagen que se da al ciudadano a la hora de ofrecer consejos para perder peso sale más reforzada. Joyce Ho se lo preguntaba hace unos años en el blog Kevin MD: Would you accept obesity advice from a fat doctor? Es decir, ¿debemos predicar con el ejemplo? ¿Los profesionales sanitarios con algún kilito de más deben dar consejos para perder peso?

La evidencia es clara al respecto. En un estudio publicado en la revista Obesity y titulado "Impact of Physician BMI on Obesity Care and Beliefs" se entrevistó a 500 médicos de primaria con el objetivo de conocer como afectaba su índice de masa corporal en su actitud ante un paciente obeso. Además de otros resultados, hay uno que destaca especialmente: los profesionales suelen calificar como obeso al paciente cuyo peso es superior al del propio profesional. De hecho, los profesionales con un IMC normal tenían una mayor probabilidad de ofrecer estrategias de reducción de peso frente a los médicos con mayor IMC.

Pero, ¿y la imagen? En otro estudio, publicado en International Journal of Obesity ("The effect of physicians’ body weight on patient attitudes: implications for physician selection, trust and adherence to medical advice") se entrevistó a 358 pacientes. En este caso, los resultados mostraron que los pacientes (independientemente de su propio peso) desconfiaban de los médicos con sobrepeso, siendo su consejo médico menos fiable que el de otros médicos con peso normal. En resumen, que la efectividad del consejo médico depende del peso del profesional.

Curiosamente, Francois Fouin (un médico retirado) publicó en julio de 2013 una carta en el BMJ con un título que buscaba la polémica: "It's time to ban obesity in NHS employees". En los pocos párrafos del texto, Fouin llegaba a proponer una nueva norma de selección de profesionales que limitara el acceso al NHS de las personas cuyo peso sobrepasara en un 10% el peso promedio (con excepciones). La carta recibió más de 15 respuestas, y aunque la mayoría coincidía con el autor en apuntar a la obesidad como un gran problema de salud, pocas respuestas apoyaban su propuesta. Además del factor de la discriminación, algunas respuestas recordaban que los profesionales sanitarios son humanos y no autómatas, y que el objetivo principal de su trabajo es ofrecer los mejores cuidados al paciente y no tener un cuerpo perfecto. De hecho, ¿es peor profesional el que tiene sobrepeso? Por supuesto que no, pero como os podéis imaginar, el debate fue tenso.

¿Y qué podemos hacer? Lo primero es crear campañas internas de promoción del ejercicio físico, prohibir la comida rápida dentro de los centros sanitarios, promover los hábitos saludables (el menú con menos calorías puede ser más barato, gimnasio subvencionado, estrategias de promoción del ejercicio como el Club del Paseo) e incluso incentivar con premios ciertos comportamientos saludables mediante programas de gamificación.

Pero, ¿y la visión del paciente? ¿Como cambiar su percepción ante el consejo médico del profesional con sobrepeso? ¿Y ante el profesional que fuma en la puerta del centro sanitario y que en la consulta ha ordenado al paciente que deje de fumar? La separación entre la vida personal y la laboral del profesional sanitario es esencial y debe respetarse al máximo, pero quizás haya que reforzar determinadas habilidades comunicativas para reforzar el mensaje.

Por cierto, esta misma entrada podía haber sido escrita hablando de profesionales sin sobrepeso que fuman o consumen drogas. En ningún momento hemos pretendido asociar obesidad con profesionalidad.


martes, 19 de agosto de 2014

Cuestión de extremos



En el mundo de la gestión sanitaria, los jefes tienen dos opciones extremas: orientación a resultados y orientación a personas. Lógicamente, lo óptimo es una mezcla: una gestión orientada a las personas, buscando crear equipo, motivando a los profesionales, pero también alineando los objetivos institucionales con los de cada grupo para así conseguir los resultados que se establezcan.

Existen directivos/jefes/gestores que sólo se orientan a resultados. Es decir, toman casi exclusivamente medidas, sin escuchar ni a los profesionales ni a los pacientes. Medidas que desmotivan, que no refuerzan comportamientos positivos y que consiguen que el gestor se convierta en un capataz y que el profesional "desconecte" de su institución al sentirse parte de un rebaño. 

Otros directivos deciden centrarse en las personas. Quizás a corto plazo cueste cumplir los objetivos, pero a medio plazo es mucho más sencillo alcanzarlos, sobre todo si se explican, comparten y adaptan previamente. Y además, los profesionales se sienten partícipes de la marcha de la institución. El problema es que trabajar codo a codo con los profesionales y los ciudadanos puede ayudar a comprobar que los objetivos institucionales no tienen sentido y se coloquen en un segundo plano. 

Paradójicamente, para algunos políticos, el jefe que se sólo centra en resultados y cumple objetivos, es un buen líder pese a que acaba siendo el adalid del "hamster health care". El que sólo se centra en personas es un blando y un mal jefe, profesionales motivados pero sin cumplir con unos objetivos en los que nadie cree. Ironías de la vida... y del destino.


domingo, 17 de agosto de 2014

El resumen sin título


Caen los días y la segunda quincena de agosto echa a andar. En breve, las rebequitas serán la prenda de moda, las vacaciones formarán parte del pasado (salvo excepciones, claro) y llegará de nuevo el día mundial de las enfermedades inventadas. El tiempo pasa y por eso hay que exprimirlo bien, como decía aquella escena de El Club de los Poetas Muertos.

Esta semana hablamos un poco de todo, incluso de Ébola. Y aunque el caos y la desidia suelen ser compañeros de viaje en verano, hemos intentado ofreceros algunos de los textos más interesantes e inspiradores (o eso pensamos). Gracias por estar ahí... Empezamos:

Las herramientas de siempre y el problema de su incorporación a unos procesos inflexibles. Un claro ejemplo es el teléfono, que sigue siendo el amigo útil que cuesta incluir en los centros de salud (junto con su colega el correo electrónico). En el blog del Nuffield Trust hablan un poco del teléfono y del acceso a la atención primaria.

El futuro de la medicina y de la salud puede que tenga algo que ver con las ideas de los 8 jóvenes de entre 10 y 21 años que recoge este artículo de la web de CNN. Genes, células, salud pública, cáncer, etc... Nuevas ideas para la medicina de mañana.

A veces parece que las terapias alternativas son el maná para la salud y que la evidencia no es más que una barrera al cambio de los más clásicos y conservadores. Utilizando como ejemplo la homeopatía, en el blog Pediatría Basada en Pruebas revisan nuevos programas ¿políticos? que abrazan estas terapias y las colocan al mismo nivel que otras que cuentan con el aval de la ciencia.

La mezcla de moral y justicia es un dilema al que nos enfrentamos casi a diario en nuestra sociedad, e inclinar la balanza hacia un lado u otro puede provocarnos muchos dolores de cabeza. Hemos encontrado un interesante texto en el blog "Pop Psychology" que precisamente trata ese tema: "Is morality all about being fair?".

Mónica Lalanda traza un relato sencillo e intenso sobre botones, familias, realidad social y medicina (aunque de esto último hay muy poco). Una historia que nos acerca a una realidad muy próxima, la de nuestra propia familia. La reflexión de la semana en su blog Médico a Cuadros.

Cuando un famoso hace algo, se produce un efecto imitación: un gran ejemplo fue el efecto en la realización de mamografías tras el cáncer de mama que sufrió Kylie Minogue (aunque hay muchos ejemplos no relacionados con la salud). En esta noticia del New York Times dan un paso más y se plantean si hay un efecto contagioso en los suicidios de famosos.

Acabamos con el ebola. Primero este post de Mass Device que se pregunta donde queda la ética en relación a la noticia de que los dos pacientes estadounidenses con Ebola recibieron la nueva terapia experimental ZMapp. Dos dudas con mucho debate: ¿es ético dar a estos pacientes un medicamento aún en fase de desarrollo? ¿y por qué se reserva ese uso experimental para pacientes de Estados Unidos y no para los pacientes de los países africanos? Dado que el único paciente español (ya fallecido) también recibió este tratamiento, hay un interesante post en el blog Médico Crítico que se plantea preguntas muy similares.

Además, y desde el punto de vista informativo, el Ébola vuelve a las portadas tras la activación del protocolo por un posible caso ayer en Alicante. Lo más llamativo es que, en una semana con más de 5 posibles casos en toda España, sólo este haya salido en prensa. ¿Faltaban noticias para el domingo? Por cierto, si alguien tiene dudas o quiere saber algo más del protocolo, os recomendamos esta entrada del blog Signos Vitales 2.0

Este fin de semana se ha celebrado el festival Sonorama en Aranda de Duero (Burgos). Y aunque Raphael ha sido el protagonista musical, al menos para los medios de comunicación, nos quedamos con esta canción de otro de los grupos que ha pasado por el escenario: León Benavente. Feliz domingo para tod@s

 

miércoles, 13 de agosto de 2014

It's about time: el reloj, el paciente y el profesional


Gracias a twitter, rescatamos un artículo de Sergio Minué en Diario Médico titulado "Frankenstein en la consulta" acerca de la relación médico-paciente y de la conversación como herramienta diagnóstica y terapéutica. Una de las frases que más nos llama la atención es esta: "el tiempo que transcurre desde que el paciente comienza a hablar hasta que es interrumpido es solo de 22 segundos". Un dato procedente de un estudio realizado en Estados Unidos y Canadá y publicado en JAMA en 1999.

Escuchar al paciente es una de las habilidades clínicas más importante en atención primaria, y de hecho existe el concepto de narrativa curativa para definir las historias que el paciente cuenta y que son la clave de su problema, y generalmente de la solución a este. Sin embargo, con un tiempo medio de consulta en atención primaria tan corto parece difícil cumplir con todas las características de la entrevista perfecta.

Dando la vuelta al punto de partida de este post, ante el dato de 22 segundos como tiempo medio hasta la interrupción, nos deberíamos preguntar: ¿cual es el tiempo medio de expoxisición del paciente si nadie le interrumpe y se utilizan estrategias de escucha activa?

Un breve artículo publicado en 1999 en el BMJ, titulado "Time to let the patient speak", analizaba este problema con un breve estudio de varias consultas en Londres. El tiempo medio de monólogo del paciente sin interrupción era de... ¡menos de dos minutos!


El estudio fue repetido en un área de consultas externas de medicina interna y se publicó en 2002 en BMJ y los datos fueron parecidos: el 78% de los pacientes finalizó su exposición inicial en menos de dos minutos.


En el campo de la atención primaria en España, la revista Atención Primaria publicó el artículo "Tiempos durante la visita médica en atención primaria" en el que se analizaron 289 encuentros médicos. En este caso, el tiempo medio de exposición del paciente fue de menos de 20 segundos, a los que podemos unir los 50 segundos de interrogación. En total, la distribución de tiempos es la siguiente:


El problema del tiempo es un "clásico" en atención primaria, sin embargo es llamativo comprobar como hay la frecuentación (con poblaciones similares) depende mucho del profesional y del manejo que hace de sus pacientes. ¿Puede cada profesional gestionar su demanda y ajustarla al tiempo de que dispone? ¿Es necesario reducir los cupos sin más? ¿El tiempo necesario depende de cada profesional y del tipo de población que incluye su cupo? Como dice Casajuana en "La renovación de la atención primaria desde la consulta":
"deberíamos olvidarnos de la actitud fatalista ante la frecuentación y ser conscientes de nuestra posibilidad real para actuar sobre ella. Es cierto que estamos en un entorno que muchas veces utiliza el servicio de salud como un bien de consumo, pero no es menos cierto que tenemos la capacidad para actuar de forma efectiva sobre nuestra demanda".

En resumen, vuelve a ser el momento de recordar que debemos dejar de hacer (lo superfluo) para poder hacer (lo necesario)...

lunes, 11 de agosto de 2014

La realidad era esto



Bryan Vartabedian es médico y autor del blog 33 charts, quizás una de las visiones más reflexivas e interesantes sobre sanidad, salud y redes sociales. En un reciente post titulado "Lockstep medicine" (lockstep es la forma típica de desfilar, un soldado detrás de otro) ironizaba sobre algunas de las contradicciones entre los hechos reales y los planteamientos futuros de nuestro sistema sanitario.

Hemos robado algunas de las reflexiones que propone Bryan:
  • Idolatramos el liderazgo pero promovemos la gestión.
  • Marginamos la visión mientras premiamos el proceso.
  • Somos formados como "respondedores" y no como iniciadores.
  • Propagamos la cultura del permiso.
  • Creemos que el liderazgo innovador y la transmisión de ideas ocurren gracias a una plataforma de comunicación del siglo XVII.


En nuestro entorno podríamos añadir algunas más:
  • Debatimos sobre gestión clínica, sin saber siquiera adonde queremos llegar.
  • Lo mismo con los crónicos: lo tenemos claro pero no sabemos que modelo diseñar, como financiarlo y como encajarlo en nuestra organización.
  • Todos hablamos de educación y promoción de la salud, pero la tecnología y la innovación se llevan el protagonismo. Y adoptamos herramientas que nos deslumbran sin analizar su eficacia.
  • Hablamos de desinversión basada en la evidencia, pero "mejor no toques nada por si alguien se enfada".
  • Queremos centrar el sistema sanitario en el paciente, pero todo acaban siendo peleas para proteger chiringuitos gremiales (sindicatos, colegios, sociedades, etc).
  • Sabemos resolver los problemas más recientes, pero los problemas de siempre (que más bien debieran ser "características") siguen ahí, como el dinosaurio.
  • La ética es sagrada, pero a muchos les da igual que un premio a la lucha contra la obesidad sea para una clínica quirúrgica, que el ministerio avale la homeopatía o que algunas sociedades científicas parezcan sociedades mercantiles.
  • ¿Profesionalizar la gestión sanitaria? Todos se apuntan, pero que empiece el siguiente...
  • Y como estos, muchos más. 

En definitiva, el presente y el futuro cercano responden un poco a aquella frase de Lampedusa: "Si queremos que todo siga como está, es preciso que todo cambie."

domingo, 10 de agosto de 2014

Del letargo a la alarma en dos telediarios: el resumen de la semana


No queríamos hablar de la noticia de la semana, queríamos dejar el ébola guardado en una cajita y esperar a que el brote acabara pronto. Pero la realidad (aumentada hasta el infinito por la televisión y otros medios) ha conseguido que el ébola sea la conversación de moda. Y por eso hoy, entre otras muchas cosas, hablamos del tema de moda.

Pero la semana tiene otros temas, otras voces, otra melodía... Aquí tenéis nuestros enlaces favoritos de la semana: 

Empezamos con Salvador Casado y la medicina de familia. En una reciente entrada de su blog, Salvador habla sobre la actual situación del médico de familia en un entorno en el que cada vez se diluye su figura ante la hiperespecialización creciente en el sistema sanitario. La continuidad de cuidados frente a la fragmentación: más que contrarios, complementarios.

Osteba ha editado un informe de evaluación sobre el uso de sysadoas en el tratamiento de la artrosis y la conclusión es muy clara: estos medicamentos no deben ser usados en la artrosis por su "baja o nula eficacia". Hay que decirlo más...

Una noticia más sobre medicamentos caros, en este caso para cáncer de mamá. En The Guardian nos cuentan la historia de la reacción del NICE ante la inflexibilidad de Roche para bajar el precio de Kadcycla, un medicamento para cáncer de mama avanzado. De nuevo el dilema de la eficiencia y del tope máximo para tratamientos caros...

La verdad es que las listas nos encantan: los diez momentos del año, los cinco libros del mes, las series de la década... Por eso, cuando hemos visto el post "11 truths of digital health" en el blog de Rock Health no nos hemos podido resistir. Once frases de las que dan en el clavo, y como muestra un botón: "You have a doctor who costs half a million a year spending a quarter of their day doing coding, reimbursement, note-taking—that’s not why they went to medical school and that’s not a good use of time".

Esta semana es la del Ebola, así que aquí tenéis nuestros textos favoritos. Como ya sabéis, el alarmismo no es lo nuestro, así que no busquéis aquí conspiraciones ni nada parecido. Un primer tema ha sido la repatriación del infectado de nacionalidad española para su tratamiento en el Hospital Carlos III. Dos reflexiones interesantes son: la que firma Repullo en su blog Repu Nomada y la de Óscar Zurriaga en el blog Epi y Más.

Ya entrando en materia, han surgido muchas dudas sobre algunos aspectos del virus y de como atender a pacientes con ébola. Desde Estados Unidos, os recomendamos la guía del CDC sobre atención a pacientes infectados de Ebola y una noticia del Wall Street Journal sobre los hospitales de Nueva York y su adaptación a este tipo de pacientes. Esta noticia deja muy claro lo que también dice el CDC: "Although H1N1 was an airborne disease and thus more easily transmitted than Ebola, local hospitals controlled H1N1 because they had appropriate protocols in place, Ms. Armellino said. H1N1 patients required isolation in negative pressure rooms, a precaution that isn't necessary when treating Ebola patients".

Ya en casa, hay tres entradas imprescindibles: (1) "Bienvenido Mr Ébola" es el título de la entrada de Rafa, nuestro microbiólogo de cabecera, que revisa todos los dilemas asociados a la enfermedad, a la repatriación, al tratamiento, las noticias, etc.; (2) también Esther Gorjón (Signos Vitales 2.0) relata desde una perspectiva muy práctica (suena a historia real) lo que podría pasar ante un supuesto caso de ébola; (3) finalmente Javier Padilla (en su blog Médico Crítico) aporta datos y argumentos fiables acerca del ébola, aportando luz ante las conspiraciones, las críticas, las noticias alarmistas y los problemas éticos alrededor de la repatriación de Miguel Pajares. 

Acabamos con una reflexión que incluye Javier Padilla en su blog sobre el actual brote de ébola, que empezó en diciembre de 2013 y ahora ha saltado a las noticias: "Posiblemente una de las cosas que más encoge el cuerpo es el hecho de que el brote de ébola no haya sido un problema de primer orden hasta que ha comenzado a existir amenaza para los países de renta media-alta/alta."

Feliz domingo para tod@s

jueves, 7 de agosto de 2014

La seducción de la patatas fritas


La obesidad es uno de los objetivos de las estrategias de educación y promoción de la salud, y también de las campañas de marketing social. Y Estados Unidos, dada su "epidemia" de obesidad, se ha convertido en un laboratorio para todas las iniciativas y experimentos al respecto. Uno de los últimos: mostrar las calorías de los productos en las cadenas de comida rápida.

Hace unos días, dos investigadores de Harvard han publicado en JAMA un interesante artículo acerca de esta medida y la evidencia sobre su efectividad. Podéis leer el texto completo en su web: "Potential Benefits of Calorie Labeling in Restaurants". El artículo revisa varios artículos buscando alguna conclusión definitiva al respecto pero por ahora los resultados de los estudios realizados son contradictorios.

Así, algún estudio (como este sobre Starbucks) muestra una leve reducción de las calorías de cada consumición, concretamente un 6% menos. Pero hay otros que no muestran ninguna diferencia entre el antes y el después de la publicación de las calorias, o diferencias poco significativas. Incluso aunque el consumidor indica que la información calórica si le influye en su decisión, apenas hubo cambios en la compra final. Como señala el artículo de JAMA, son estudios a corto plazo y eso limita un poco las conclusiones.

Las dos líneas de trabajo que propone el texto son:
- Promover en estas cadenas de comida rápida alternativas saludables, con un "atractivo" similar. Hoy por hoy, el brócoli no puede competir con las patatas fritas o la pizza. Sin embargo, las cadenas reconocen que estas alternativas tienen poco éxito, ¿quizás haga falta más imaginación o más educación?
- Como es lógico, se trata de estrategias a largo plazo, así que es necesario acompañar estas medidas con medidas de educación dirigidas a mejorar la alfabetización nutricional de los ciudadanos. Así también es posible evitar las consecuencias no previstas de estas medidas.

Puede que en este ámbito funcionen las medidas "nudge" para conseguir que a la hora de hacer el pedido, la opción saludable tenga alguna prioridad. El componente educativo es bajo pero, si se diseñan bien, son efectivas. Aunque la seducción de la patata frita no tiene rival... por ahora.

martes, 5 de agosto de 2014

Foto a foto



Gracias a un tuit de @juditizquierdo, hemos conocido el proyecto "Now I lay me down to sleep", una iniciativa tan sencilla como llamativa. Su objetivo es ofrecer una sesión fotográfica con un fotógrafo profesional a padres con niños muy enfermos, generalmente prematuros. De esta forma, se crea un recuerdo especial para el futuro.

Como ellos dicen en su propia web, la iniciativa persigue "To introduce remembrance photography to parents suffering the loss of a baby with a free gift of professional portraiture". De esta forma, los padres piden la colaboración de la organización cuando están en el hospital y un fotógrafo acude y realiza una sesión fotográfica. En ocasiones, como la propia web reconoce, se fotografían bebés fallecidos, aunque son los padres los que eligen el tipo de fotografía y el momento para la misma.

Por supuesto, hay consentimiento previo de los padres, las fotos no se pueden publicar (salvo que los padres lo hagan) y no hay intercambio económico de ningún tipo. Hace unos días encontramos otra iniciativa muy llamativa en un hospital francés, ya que van a poner en marcha una enoteca para pacientes terminales. Proyectos centrados en los momentos más difíciles, ¿conoces algo similar?

domingo, 3 de agosto de 2014

Una semana espacial


Podría ser también una semana especial, pero hemos preferido cambiar una sola letra y transformar nuestro semana en algo espacial. Nuestro resumen empieza sin más, como las cosas importantes de la vida, que no llevan prólogo ni introducción.

Esta es nuestra selección de la semana:
El nuevo real decreto que regula la troncalidad en el MIR es quizás una de las noticias de la semana. Podéis leer lo que nos cuenta esta noticia de El País sobre el tema o en Gaceta Médica. Hay opiniones a favor (pocas) y en contra (muchas), y algunos silencios muuy elocuentes.

Hace pocos días publicamos una entrada titulada "Tu trocito de mapa" acerca de la importancia de los datos y los mapas. Por eso nos ha gustado leer en HIT Consultant un interesante texto sobre la visualización de datos en mapas y su importancia en la transformación de la salud.

Investigar con muestras de ADN puede llevarnos a conocer el culpable de un crimen, pero también pueden salir a la luz secretos de familia inconfesables o desconocidos. En esta noticia del New York Times nos cuentan el origen de la historia (un asesinato en Italia) y las consecuencias de la investigación.

Todos los que hemos asistido a alguna charla, sesión, mesa o algo parecido sobre internet y el poder de las redes sociales, nos hemos encontrado con situaciones como las que cuenta Rafa Bravo en este post de su blog. Una cosa es que tengamos una actitud crítica ante algo, otra cosa es desmontar la realidad, casi anulando algo que ocurre día a día. Menos mal que el público no suele ser tan tonto...

Hace algunos días, comentábamos en el resumen que el informe provisional sobre Sofosbuvir del NICE proponía no recomendar su uso. Una decisión llamativa, sin duda... Otro borrador que se ha dado a conocer, en este caso de una guía sobre el síndrome de muerte súbita del lactante, incluye como recomendación no dormir con el bebé hasta que no tenga 12 meses. Los amigos de Pediatría Basada en Pruebas lo comentaron hace unos meses en su web. Otras webs analizan la recomendación buscando mas pies al gato.

Atención primaria, continuidad asistencial, coordinación... y de repente ¡zas! En este post del blog El Gerente de Mediado, Sergio Minué revisa un reciente documento de la Comisión Europea destinado a establecer un marco de referencia para la atención primaria, y se sorprende (nosotros también) ante frases como esta: "el concepto de un profesional que toma la responsabilidad sobre el cuidado de una persona a largo plazo parece ser anticuado y paternalista en la moderna Europa". Y sin la continuidad, ¿que nos queda?

Google nos sorprende cada semestre con algún nuevo proyecto enmarcado en el sector salud. Lo último se llama Baseline Study y pretende extraer datos del cuerpo humano y de la salud de miles de personas, tratarlos, buscar coincidencias y así localizar posibles enfermedades y curas. La noticia la hemos leído en El Confidencial. Además, The Wall Street Journal también comenta el tema ampliamente, así como Enrique Dans en su blog.

El post definitivo sobre marketing pseudocientífico, o casi. Naukas nos trae un texto firmado por José Manuel López Nicolás (autor del blog Scientia) en el que intenta resumir de forma crítica y educativa los siete pecadores (y pecadores) del marketing pseudocientífico: empresas, leyes, administración, científicos, pseudoescépticos, medios de comunicación y... ¡¡¡falta de sentido común!!! Lectura imprescindible.

Las reuniones son... uf, es difícil definirlas. Odiadas pero necesarias, una pérdida de tiempo pero también una oportunidad a la hora de resolver problemas o avanzar en los grandes proyectos. Pero no son fáciles y siempre hay obstáculos y barreras. En esta entrada del blog El Arte de Presentar, David Arroyo nos habla de los asesinos de ideas y de como es posible esquivar sus ataques o sus inercias.

Todos sabemos que los olores nos afectan, tanto para bien como para mal. En esta entrada del blog Emergencias 112 hablan de la agresividad de los olores en el ámbito de la atención extrahospitalaria, tanto por la hipersensibilidad del paciente como por la memoria olfativa. Una reflexión muy interesante.

Lo mejor de twitter y la blogosfera es que es muy sencillo cumplir con el objetivo de aprender algo cada día. Un buen ejemplo es Ana de Pablo, que desde su blog Curar a veces, y con un estilo muy didáctico y ameno (pero con muchos detalles), nos explica algunas historias del mundo de la medicina y la salud que para los profanos siempre son interesantes. Hace poco el protagonista era el famoso Heimlich, aunque no es oro todo lo que reluce en la vida de este famoso médico.

Música y playa, o montaña, o lo que tengas más a mano. El tiempo pasará, sin duda.

 

jueves, 31 de julio de 2014

Puntúame: la opinión en tiempos de la web 2.0



Una de las webs que siempre se ha puesto como ejemplo de la inteligencia colectiva y de la colaboración entre usuarios en la red es Tripadvisor, la clásica web de opinión y puntuación de hoteles creada en el año 2000. Su funcionamiento es muy sencillo: la web incluye todos los hoteles y alojamientos de una ciudad y cualquier persona puede puntuarlo y escribir una opinión sobre su experiencia.

Curiosamente, con el paso del tiempo y pese a las críticas de algunos hoteles por la posibilidad de manipular las opiniones, la puntuación global de Tripadvisor y sus certificados de excelencia forma parte ahora del escaparate de muchos hoteles.

Esa cultura de colaboración y cocreación en base a las opiniones saltó hace años al sector sanitario. Y así, empezaron a aparecer webs para valorar y opinar a los médicos de forma pública como las estadounidenses Vitals o Healthgrades centradas en profesionales privados o la española Doctoralia. En el sector público, el NHS lanzó un proyecto muy parecido para puntuar los centros sanitarios y las unidades asistenciales en su web NHS Choices (aquí un ejemplo).

Posteriormente, esta cultura de apertura y de opinión abrió el camino a la transparencia en la publicación de resultados en el sistema público. Y así, poco a poco se fueron publicando resultados de actividad, indicadores de calidad, e incluso datos de mortalidad ajustada en especialidades quirúrgicas. Uno de los debates más habituales alrededor de estas iniciativas es si estas puntuaciones pueden perjudicar el futuro de los profesionales con peores puntuaciones.

Precisamente, hace unos días ha saltado a los medios la noticia (aquí el análisis de Enrique Dans) de una bloguera francesa que ha sido condenada a pagar una indemnización a un restaurante por hacer una crítica negativa en su blog. El propietario del restaurante la demandó y exigió una compensación por la pérdida de clientes al aparecer dicha crítica cuando se buscaba en Google su restaurante.

¿Tiene algún límite la transparencia y la opinión libre sobre profesionales de la salud en las redes? ¿Llegará el día en que alguien reclame por una mala puntuación o un comentario negativo por un mal resultado quirúrgico? La potencia de las redes es casi infinita, así que es necesario entender el cambio social que implica la web 2.0. Antes la gente hablaba y criticaba en la calle, en el mercado, en cualquier sitio... ahora siguen haciéndolo, pero el mercado es ahora público, accesible y global. 

Miedo, sí... Pero el cambio tiene estas cosas. 

martes, 29 de julio de 2014

Algunos pediatras, algunos médicos de familia...

1. Algunos pediatras

¿Los pediatras? ¿Algunos pediatras? ¿O una sociedad científica que representa a algunos pediatras? Una cosa es el titular y otra la realidad...


Otro ejemplo de la varicela, en esta noticia de 20 minutos:


Y la realidad es otra... ¿todos los pediatras? ¿seguro?


2. Algunos médicos de familia

Como era de esperar, esta generalización ocurre con otras especialidades. En este caso, hay 3 sociedades científicas que agrupan a los médicos de familia. ¿Te sientes representado?


3. Conclusiones

¿No sería más conveniente que los medios de comunicación pusieran el nombre de la sociedad en el titular? ¿Realmente representan al colectivo? ¿O de cada especialidad puede haber varias asociaciones con ideas y propuestas diferentes? Con este tipo de titulares se confunde a la población y quizás sea conveniente cambiar esa forma de redactarlos. Además generalizar no siempre es correcto y puede que algunos profesionales no piensen así y prefieran que no se les incluya en ese saco...



domingo, 27 de julio de 2014

La semana de los problemas lejanos (o no tanto)



Tan lejos, tan cerca... Los problemas lejanos parece que se diluyen, pero la cruda realidad está al girar la esquina. Todo salpica, todo llega, incluso lo que no conocemos o no entendemos. Más allá de ideologías y de prejuicios, más allá del silencio.

Y ahora vamos directamente con el resumen de la semana, con nuestros enlaces favoritos, con esos textos que nos han llamado la atención. Empezamos:

Hoy no podemos empezar el resumen de otra forma que hablando de Gaza. Este artículo de El País nos cuenta algunas historias del Hospital Al-Shifa, una muestra muy clara de lo que está pasando allí que debería hacernos reflexionar. Además, un grupo de médicos e investigadores han publicado una carta abierta en The Lancet denunciando la masacre. 

Nos ha encantado el post Diez recursos para una enfermera volante, que también podría llamarse diez recursos para estar al día. Un imprescindible de la factoría Cuidando para enfermeras volantes y también para veteranas, que nunca hay que dejar de aprender...

Rosa Taberner ofrece esta semana algunas instrucciones para quitar correctamente una garrapata, que nunca se sabe cuando estos consejos van a ser útiles. Y sí, también hay evidencia para esto, que hay estudios para todo. Lo podéis leer en su blog Dermapixel. Ah, y si alguien pensaba que íbamos a hablar de garrapatas en perros, aquí tenéis algunos consejos.

Un tema clásico en el blog de NPR: la toma de decisiones compartidas entre profesional y paciente. El cambio cultural hacia una nueva relación con el paciente está provocando que algunos profesionales tengan que desarrollar nuevas habilidades de comunicación. Las decisiones compartidas son mejores decisiones.

Manuel Bayona es médico, tuitero y además gerente de los hospitales Virgen de las Nieves y San Cecilio de Granada. En este texto que publica Campus Sanofi, Manuel nos cuenta la utilidad de twitter en el campo de la gestión sanitaria. Nos quedamos con una frase: "Twitter nos puede aproximar al objetivo de una gestión sanitaria más abierta, conocida, apreciada y querida". 

Esta semana la revista BMJ ha abierto la caja de los truenos sobre el Dabigatran, acusando a la compañía que lo comercializa de falta de transparencia a la hora de difundir ciertos problemas de seguridad. Os recomendamos leer el artículo completo y el editorial de la revista. ¿Es el momento de monitorizar a todos los pacientes?

El verano es tiempo de insomnio para los niños. María José Mas en su blog Neuronas en crecimiento nos habla del problema del insomnio y ofrece algunos consejos para una correcta higiene del sueño.

En plena época de los nuevos (y caros) tratamientos contra la hepatitis C y todo el debate asociado al alto coste de estos tratamientos, es necesario hablar de dinero y medicina. O mejor dicho, de dinero y salud (otro día hablaremos de amor). En Medium, Lee Krahenbuhl reflexiona acerca de si el coste de los tratamientos influye o no en el comportamiento y en la toma de decisiones de los profesionales sanitarios.

Hablamos mucho del mundo de las revistas científicas, pero generalmente desde el papel del autor o del lector. En esta entrada del blog de Gaceta Sanitaria, Carme Borrell cuenta algunas historias y reflexiones sobre sus 4 años como directora de la revista Gaceta Sanitaria.

Son pasos que cuestan (no sabemos el motivo), pero cuando se dan, se lo merecen todo. ¿Y por qué lo decimos? Pues porque Diario Médico ha publicado un interesante debate coordinado por Álvaro Sánchez León sobre el papel de la enfermería en el sistema sanitario. Entre los participantes, Victor Aznar (Satse), Inés Bajo, Chema Cepeda y Nuria de Argila. Una de las lecturas recomendadas de la semana.

Acabamos con un bloguero de nombre (casi) impronunciable, que hace unas semanas lanzó nueva aventura 2.0: el autor es el enfermero Souhel Flayeh y su nueva web se llama Enfermicina. Un espacio dirigido a profesionales, con colaboraciones de expertos y con casos clínicos procedentes del día a día. Un buen ejemplo es este caso sobre un paciente grave y una ambulancia no medicalizada, ¿te atreves a dar tu opinión?

El momento de la música, de la leyenda del tiempo...


viernes, 25 de julio de 2014

El NHS y la enfermería: la visión de Pedro


Llega el momento de la tercera entrevista de saludconcosas. Esta vez nos acercamos al mundo de la enfermería y los cuidados, pero hemos querido darle una visión diferente (pero cada vez más habitual): la de un enfermero que ha decidido seguir su carrera en otro país. Y rápidamente nos acordamos de Pedro, gran enfermero y mejor persona, que accedió de inmediato a compartir sus reflexiones con nosotros.

Pedro Soriano es enfermero, tuitero (@soriano_p) y bloguero. Aunque estudio enfermería (y un máster en investigación en ciencias de la enfermería) y empezó a trabajar de enfermero cerca del Mediterráneo, hace un tiempo cogió un avión y se fue a Inglaterra. Actualmente es enfermero en el servicio de urgencias del Hospital John Radcliffe de Oxford (NHS). Además es el autor del blog (o web o casi mejor proyecto) SdeSalud, una web orientada a la difusión de información para profesionales y pacientes y a mejorar el autocuidado de pacientes y cuidadoras. Su principal intención en las redes sociales es promover estilos de vida saludables y la figura de la enfermería en la sociedad.



1. ¿Por qué te fuiste a Inglaterra a trabajar? ¿Realmente hay más oportunidades que en España? 

Se unieron dos factores importantes. Uno de ellos era los contratos de trabajo en España: son trabajos temporales con lo que no puedes plantearte un futuro ni una vida con estabilidad económica. Y por otro lado, las habladurías, lo que la gente habla. La gran mayoría de las personas te dicen “en tres meses controlas el inglés y tienes un puesto de trabajo reconocido y ganando muchísimo dinero”. Las consecuencias son diferentes una vez que aterrizas en territorio anglosajón y empiezas a ver que tenías que haber investigado más y yo personalmente me hubiera venido en otras condiciones. Si realmente las hay. Desde que estoy aquí puedo ver como las personas encuentran su hueco incluso dentro del sistema NHS. Las especialidades están más desarrolladas y además la enfermería tiene aspectos notables que te ayudan a evolucionar y desarrollarte en el ámbito de la salud que más te interese. 


2. ¿Qué te traerías del NHS como profesional? ¿Y cómo paciente? 

Como profesional me traería las condiciones laborales. Por ahora son las que más me gustan (hasta el momento). Donde trabajo tenemos un recurso informático donde puedo elegir hasta 8 turnos en mi planilla del mes (tanto mis días de trabajo como mis días libres). Eso te da mucho juego para poder juntarte días en las vacaciones o por ejemplo irte unos días a España jeje. También habría que destacar los trainings, todo el personal debe realizar cursos online y presenciales. Existen desde cómo actuar en caso de incendio hasta poner inyectables, vías, cuidado ulceras, poner AB’s, etc. 

Tiene una parte negativa todo esto. El sistema es proteccionista, yo hasta que no termine los trainings no puedo poner una vía o sacar sangre. En ese sentido no me parece acertado y además creo que no es seguro para los pacientes. Diariamente tengo que buscar a compañeros para sacar sangre o poner un suero y todo el mundo tiene sus pacientes y a veces pasan horas hasta que te ayudan. Pero como tema de reciclaje para el personal sanitario me parece genial e imprescindible. Además cada 2 o 3 años debes volver hacerlos de nuevo. Como paciente, la verdad es que casi no he formado parte del sistema como paciente. Creo que aquí se trata al paciente con mucho respeto y tiene mucha capacidad de decisión en su cuidado. El paciente tiene más poder. Es una sensación que aún no la tengo muy definida y no me importaría esperar para tenerla jeje. 


3. Hay muchos mitos alrededor del NHS, al que copiamos sin parar. ¿Cuál es su punto débil como sistema sanitario? ¿Y en el campo de tu profesión? 

Voy a contestar de manera que las dos estén incluidas. No conozco el sistema NHS a la perfección. Tengo que leer mucho aún pero mi sensación es un sistema proteccionista. Los profesionales deben realizar cursos sobre técnicas que tienen que realizar diariamente en tu trabajo. Está genial porque reciclas y aprendes siempre cosas nuevas pero, si tienes un fallo o te equivocas y el paciente pone una queja formal la culpa es para la persona que lo ha realizado. Las consecuencias de ello pueden ser suspensión de sueldo y trabajo hasta que se aclare el asunto y en muchos casos volver a realizar los cursos. Un ejemplo de ello es en la canalización de una vía para poner medicación o fluidos. Si el paciente presenta signos de infección en la vía o en la piel puedes llegar a tener problemas. Aquí se investigan: ¿Cómo has realizado la técnica? ¿Las utilizado el material necesario? Yo no creo que se deba llegar a esos extremos. 


4. ¿Qué aporta el hecho de trabajar en otro país a un profesional sanitario? ¿Experiencia? ¿Soltura? ¿Madurez? 

Todo. Siendo realistas te aporta muchísimo estar fuera. Cada día es un reto, nuevas cosas que aprender y evolucionar. Nueva forma de ver la profesión enfermera y empezar apreciar y valorar qué es lo que realmente te gusta de esta profesión o que te gustaría ser. Creces de una manera rapidísima sin darte cuenta. Intento empaparme de lo mejor que nos ofrece el sistema y aprovecharlo para algún día poder compartirlo en España o por donde me mueva. Todos los sistemas tienen sus puntos fuertes y débiles pero tenemos que quedarnos con lo mejor y disfrutarlo. Me quedo con la madurez en el tiempo que llevo aquí, te toca crecer corriendo si quieres dedicarte a lo que te gusta… y aquí sigo. 



5. Si tanta gente se va a otros países, es que algo grave pasa por aquí. ¿Cuál es el principal problema en la política de recursos humanos en el sistema nacional de salud en España? ¿Mala planificación? ¿Falta de coordinación entre servicios de salud? ¿Exceso de plazas universitarias? ¿Recortes?

Actualmente España es un país que fabrica enfermeros, los fabrica para que luego se vayan a otros países. Por lo tanto algo está saliendo mal. No creo que sea necesario tener la carrera de enfermería repetida en tantas universidades que en la mayoría de los casos están demasiado cerca entre ellas. ¿Para qué nos gastamos un dinero en formar a gente que luego se va a marchar? O ¿necesitamos que se vaya gente? Los recortes son evidentes y el Consejo general de Enfermería ha publicado el Informe sobre recursos humanos sanitarios en España y la Unión Europea. En este informe queda claro que España tiene un total de 527,46 enfermeros por cada 100.000 habitantes según los datos del INE. Esto supone que un 30,49% menos que la unión Europea. ¿Y por qué no se contratan? 


6. Cuando se habla de profesionales, todos piensan en sus representantes: sindicatos, colegios y sociedades científicas. ¿Son parte del problema o parte de la solución? 

... y si te digo que ¿no sé qué contestar? La verdad es que los sindicatos deben representar al trabajador y luchar por derechos que son necesarios para poder llevar a cabo un trabajo adecuado y óptimo pero ¿realmente lo hacen? ¿Existen intereses de por medio? Conozco casos en los que nos representan en el trabajo tienen familia trabajando en los mismos y en ocasiones de una manera sospechosa que incita a pensar mal. Sinceramente no me molesta del todo siempre y cuando trabajen correctamente y se sigan las normas de todos los trabajadores. Pero creo que en Reino Unido funciona mejor. 


7. ¿Cómo es el modelo de representación profesional en UK? ¿Qué funciones tienen los colegios profesionales? ¿Qué imagen tiene el profesional sanitario de estas organizaciones? 

En Reino Unido debemos diferencias dos tipos de representación profesional (o así es como lo entiendo yo). Por un lado, tenemos el NMC o también llamado Nursing and Midwifery Council. En él todas las enfermeras se deben registrar y pagar una cuota anual obligatoriamente. Se encargan de promover la salud y el bienestar social, del reciclaje de las enfermeras con formación. A su vez, tienen como objetivo promover la imagen de la enfermería en la sociedad, creando una clara imagen social necesaria para la profesión. No podemos olvidar que en caso de ponerse en duda la práctica de alguna enfermera toman medidas para investigar el origen y decidir si continúas permaneciendo como enfermera y poder así seguir trabajando. 

Por otro lado, existe el RCN o también llamado Royal College of Nursing. Es opcional, representan los derechos de la enfermería y promueven la buena práctica enfermera. Intentan ser la voz de la enfermería y presionar al gobierno y entidades para mejorar la calidad de atención al paciente. Yo formo parte de ambos y el RCN te da acceso a muchos recursos basados en la evidencia y además foros de discusión sobre diferentes temas donde pueden ayudarte fácilmente. En cualquier problema laboral son los encargados de asesorarte y ayudarte a lidiar para poder resolver tus problemas laborales de la mejor forma posible. En definitiva los dos promueven que la figura de la enfermera en la sociedad sea aceptada como una parte fundamental del sistema y están muy bien valoradas por parte de las mismas. 


8. En España se observa casi a diario que el profesional sanitario está desmotivado y algo cabreado. ¿Cuál sería tu receta para resolver el problema? ¿Faltan líderes, pagar más al que mejor lo hace o hacen falta unas normas de funcionamiento diferentes? 

Dentro del terreno laboral, es realmente difícil. Son muchos granitos de arena los que han ido formando una gran montaña. Se debería cumplir los derechos que están en la ley. La excusa del “no hay dinero” está muy desgastada. El dinero por suerte o desgracia ni se quema, ni se come, ni se rompe… se traspasa. Debería existir más unión por parte del gobierno central, creo que gestionar dinero repartiéndolo en diferentes comunidades autónomas hace que pase por muchas manos y por tanto no llegue lo que realmente es necesario. Está claro que cada Comunidad Autónoma tiene unas características de población totalmente diferentes pero se debería centralizar. Por otro lado, el colectivo profesional debería ayudar a sacar adelante una cara de enfermera luchadora y fuerte ante los acontecimientos. No es fácil, pero somos únicos y fundamentales para el sistema. Se debería reconocer el papel del conocimiento por parte de los organismos públicos y remunerar a las enfermeras que cumplan objetivos que se impongan desde sus equipos y/o lideres siempre que no afecten a las obligaciones como trabajadores. Se debería promover la investigación en enfermería que está carente en nuestro colectivo. 


9. En cuanto al sistema de selección de profesionales en España, centrado en méritos, experiencia, diplomas y exámenes, ¿hay que dar un paso más y cambiar a otros sistemas de selección? ¿Es esta la mejor forma de elegir al mejor? ¿Es la más objetiva? 

Todos deberíamos tener el mismo derecho a optar a un puesto de trabajo u otro cualquiera. Siempre que se cumplan los requisitos del mismo. En Reino Unido tenemos la web NHS Jobs, en ella todos los trabajos de carácter público deben aparecer de forma legal durante un tiempo determinado. Una vez la accedido a la oferta, tienes acceso a todos los requisitos, sueldos, tareas de trabajo etc. Si la persona sigue interesada en ese puesto debe crear su CV online y aplicar al mismo. Ellos contestan a todos los emails diciéndote si eres uno de los seleccionados para concertar una entrevista para obtener el puesto. Si eres aceptado, es en la entrevista donde debes demostrar tus habilidades como enfermero relacionado con el puesto. En la gran mayoría aportando documentación de tus cursos y experiencia laboral, contestando a preguntar e incluso haciendo algún tipo de examen. Para mí es la que más me gusta. No por tener más puntos en una bolsa tienes los requisitos para formar parte de “donde te manden” porque en España nunca sabes dónde vas a trabajar y por tanto si no dominas el tema puede llegar incluso afectar a la seguridad de los pacientes. Que debemos recordar que somos para los que trabajamos, para mejorar la salud de los pacientes. 


10. El NHS redactó hace unos años un informe sobre la aplicación de Lean en el Sistema Sanitario Británico. Este documento es considerado como un referente para las organizaciones que pretenden impulsar la mejora continua a través de la implicación de las personas. ¿Habéis tenido la oportunidad de trabajar en alguna organización sanitaria que aplique Lean?, ¿creéis que es realmente útil? 

Para mí ha sido la primera noticia en tener al respecto. No lo conocía por lo que voy a tener que leérmelo claramente. Sólo puedo decir que con el papeleo que hay en el trabajo a la hora de documentar todo es difícil ahorrar en personal y seguir haciendo esa constante de trabajo. Pero no controlo nada ese tema. Lo siento. Ahora me ha picado la curiosidad y voy a ponerme a ello.



Muchas gracias Pedro por contarnos tu experiencia y dedicar un poco de tu tiempo a responder nuestro cuestionario.

Para leer las entrevistas anteriores:
Dani Royo: Diabetes tipo I en tercera persona. 30/01/2014
Isabel Muñoz Machín: Metodología Lean: las cosas claras. 14/02/2014

Nota: la pregunta número 10 la ha realizado la anterior entrevistada (Isabel). La próxima la hará Pedro a... Si quieres proponer alguna idea o nombre para la próxima entrevista, puedes escribirnos a saludconcosas @ gmail.com

miércoles, 23 de julio de 2014

El club de las 255 medidas: ¿por qué lo llaman eficiencia?


Fue ayer, de repente, casi a traición... Una de las noticias del día era la batería de propuestas de "racionalización del gasto" que ha hecho llegar el Ministerio de Hacienda a las comunidades autónomas como guía para el cumplimiento de los objetivos de deficit. Se trata de una especie de hoja excel con 255 medidas de ahorro (o de aumento de ingresos), y que incluye 75 propuestas centradas en el área sanitaria.

El documento parece un simple ejercicio de recopilación (aquí tenéis el texto completo en pdf) previo a la evaluación, en el que se ha incluido de todo, sin quitar acciones ya realizadas u otras que son auténticas locuras. De hecho, las medidas proceden de las propuestas que las propias comunidades autónomas han ido haciendo llegar al Ministerio dentro de sus planes de mejora. Y decimos "simple" porque entre las 75 medidas sanitarias hay de todo: desde copagos temerarios hasta otras medidas que llevan años en el cajón esperando y que muchos aplaudirían. Quizás una revisión previa habría sido muy útil: así se evitarían "descuelgues" lógicos como el del Ministerio de Sanidad aclarando que no habrá más copagos, y también se podrían eliminar medidas a muy largo plazo o demasiado genéricas. 

Inicialmente queríamos hacer un breve resumen de las medidas pero Javier Padilla hizo ayer ese trabajo y además con un planteamiento con el que coincidimos al 99%. Así que os recomendamos su entrada, que lleva por título "Hacienda: cambiando la sanidad con las manos en la cartera". No obstante, vamos a comentar algunas de las medidas citadas que nos han llamado la atención.

Copago
- Respecto del copago, es curioso como el Ministerio sigue erre que erre con aquel fallido copago en la dispensación de medicamentos a pacientes externos (5). De hecho, muchas comunidades autónomas renunciaron a aplicarlo de forma expresa y otras de forma más silenciosa.
- Además del copago farmacéutico tradicional (el que conocemos desde hace ya muchos años), el documento vuelve a poner en portada los copagos (2) por asistencia (consultas y urgencias). Y no sólo eso, el documento habla de un euro por acto, un importe que teniendo en cuenta la burocracia asociada a ese cobro (emisión de documento de pago, tramitación administrativa, recursos al pago, control de personas exentas, etc), nos hace dudar sobre su eficiencia y potencia recaudatoria. Ya hay bastante evidencia acerca del funcionamiento del copago por acto, del riesgo que implica para la accesibilidad de personas sin recursos y de la inequidad que genera. ¿Existe un modelo de copago capaz de evitar estos graves problemas?
- Otro copago que aparece es el de inasistencia a las consultas (1), que ya tratamos hace unos años en el blog. Desconocemos si se trata de un castigo ejemplarizante pero el importe es el mismo que para la consulta: es decir, cuando te dan una cita, el euro cae sí o sí. No parece una buena idea, sinceramente.
- Lo de las tasas por servicios hosteleros (74) parece una broma, ¿verdad? Quizás tengamos un problema a la hora de definir el modelo, y de tener una estrategia clara, pero hoy por hoy no se trata de una medida seria, ni aplicable, ni útil.

Tecnología
- Afortunadamente, algunas medidas son más serias pero muy difusas y genéricas. Una de ellas, son las consultas no presenciales y la telemonitorización en atención primaria (7). Sin más... Interesante pero tan abierto como peligroso sin una evaluación exhaustiva.
- Y por supuesto la joya de la corona (57): la imprescindible historia clínica electrónica compartida. Aunque, sinceramente, ¿esta medida no lleva ya unos cuantos años como obligación legal para todos los servicios de salud? ¿A qué esperan?

Medidas organizativas
- En el apartado de compras hay un énfasis muy claro en la centralización de compras públicas (44 y 45), tanto de bienes, servicios como medicamentos. Algunas de estas medidas ya se han puesto en marcha pero de forma lenta y con muchos problemas añadidos derivados principalmente de la dificultad para poner de acuerdo a tantos agentes. Sin embargo, la reducción de la variabilidad del precio es esencial en un entorno como el actual.
- Nombramientos a tiempo parcial (49). ¿Realmente son necesarios o es una mera medida de ahorro? Una cosa es tener la necesidad de un profesional para 20 horas a la semana y otra hacer contratos por el 90% de la jornada por ahorrar un 10% de las retribuciones. Eso no es gestión, eso es tacañería.
- Turnos y guardias. El documento incluye una medida (50) con dos propuestas muy concretas. Una es la racionalización de los turnos en algunos servicios (se cita urgencias y UCI) en los que el actual sistema de turno de mañana más guardias parece no ser el más adecuado. Por otra parte, se habla de la centralización de guardias en un hospital concreto cuando hay una concentración de centros en un territorio pequeño (por ejemplo Madrid). Esta medida es útil en el caso de especialidades muy concretas. Pero en ambos casos, son medidas complejas ya que hablar de guardias médicas es hablar de dinero.

Transparencia
Más allá de las 75 medidas, en el apartado de "Medidas específicas de información" aparecen algunas que merece la pena destacar. 
- Las medidas O1 y O2 proponen crear bases de datos para comparar el rendimiento de los centros (como observación destacan la necesidad de contar con ratios de enfermería por paciente) y también de sistemas para conocer los indicadores necesarios, se supone que, de actividad, calidad, eficiencia, etc.
- La medida O3 se centra en el gasto público en medicamentos y propone incluirlo en el Plan Estadístico Nacional. Se supone que así tendremos datos fiables y a tiempo para conocer la evolución de dicho gasto. 

Recursos humanos
- Algunas de las medidas en materia de personal son un clásico en los debates políticos, que en algún caso se han puesto en marcha parcialmente. Destacan algunas tan llamativas como la supresión de los moscosos (131), eliminar la práctica de que el 24 y el 31 de diciembre sean no laborables (132), jornada laboral de 40 horas (130), medidas de control horario (129), reducción de altos cargos (130), etc.
- En el aspecto retributivo algunas medidas son también viejas amigas: supresión de la productividad (144), reducción de retribuciones (146), etc. Aunque otras son muy interesantes (y ¿utópicas?) como la "eliminación de la consolidación vitalicia de niveles de ex altos cargos". 
- Acabamos con dos medidas que abren el melón de los cambios en cuanto a funciones y competencias de algunas profesiones, unas medidas necesarias en un entorno en el que nadie quiere ceder ninguna función. Dado que nos parecen dos medidas muy interesantes, las copiamos a continuación:
52. Desarrollar nuevas competencias profesionales en enfermería que respondan a los requerimientos actuales. 

53. Desarrollar nuevas competencias profesionales de los técnicos en diagnóstico por imagen para que puedan realizar pruebas diagnósticas que luego informarán los respectivos facultativos (p.ej.: ecografías).

Nos dejamos muchas medidas en el tintero. Un buen grupo afecta a los medicamentos y a las oficinas de farmacia (incluyendo una reducción del margen en un 1% asociado a una mejora en el plazo de pago), pero seguro que algún bloguero experto analizará estas medidas. Pero además hay muchas medidas que parecen sacadas de una carta a los Reyes Magos porque son "regalos" que todos quieren pero que todos saben que son difíciles de obtener (como la mejora en el tratamiento de la diabetes o la mejora de la asistencia domiciliaria). 

¿Se pondrán todas esas medidas en marcha? Rotundamente no, de nuevo os recomendamos leer lo que dice Javier Padilla en la entrada que hemos enlazado al principio. Muchas medidas impopulares ni siquiera se plantearán más allá de su inclusión en este documento (como los copagos por acto), aunque el mero hecho de que se planteen nos asusta enormemente. Pero otras son muy necesarias y quizás, el mero de que se hablen en voz alta, ayuda a quitar ciertos obstáculos del camino.